29 junio 2008

PARQUE KRUGER. SUDAFRICA



El parque nacional Kruger, en Sudáfrica, se encuentra a unas cinco horas de coche desde el aeropuerto internacional de Johannesburgo.
Tiene una extensión similar a la provincia de Cáceres y ofrece una oportunidad excepcional a los amantes de la naturaleza a lo largo de sus casi 20000 kilómetros cuadrados; 350km. de norte a sur y 60 de este a oeste.
Además de los “big five” (el león, el leopardo, el elefante, el rinoceronte y el búfalo) el parque ofrece la posibilidad de avistar más de 500 especies de aves de las cuales, la mitad son residentes habituales del parque.


El parque también dispone de más de veinte campamentos donde podrás elegir entre acampar o dormir más cómodamente en algunas de sus instalaciones, perfectamente preparadas para acoger al visitante. 

Desde Johannesburgo se puede llegar al parque por vía terrestre a través de unas buenas carreteras que no harán demasiado pesado el trayecto o bien en transporte aéreo. 
Una vez en el parque no será fácil encontrar alojamiento en el interior si no se ha reservado con mucha antelación aunque siempre existe la posibilidad de intentarlo ; en mi caso particular, logré dormir tres noches en distintos campamentos sin haber hecho ningún tipo de reserva con anterioridad. 



Las carreteras principales del parque se encuentran perfectamente asfaltadas y permiten visitar el parque con total comodidad aunque los más solitarios quizás opten por explorar el parque a través de caminos no asfaltados donde el tráfico es prácticamente inexistente.
La posibilidad de transitar en solitario con tu coche por alguna pista perdida y verte rodeado repentinamente por una manada de elefantes, búfalos o toparte con algún león, es una experiencia difícil de olvidar. 
Si prefieres no aventurarte por pistas intransitadas, puedes limitarte a recorrer las carreteras asfaltadas que, sin duda alguna, también te permitirán ver gran número de animales aunque seguramente estas observaciones tendrán lugar acompañados por más coches que, como tú, recorrerán estas vías en busca de los numerosos animales que pueblan la zona. 
De cualquier forma, se deberá tener siempre presente que la velocidad en el parque está severamente limitada y los desplazamientos inevitablemente se ralentizan. 


Para visitar Kruger, los safaris organizados por el propio parque suponen otra opción muy útil para todos aquellos que no disponen de vehículo propio o bien prefieren hacerlo en compañía de un guía profesional. 
El visitante por cuenta propia tendrá que tener muy en cuenta los horarios de los campamentos ya que éstos suelen cerrar alrededor de las 18 horas y está sancionado con multas, el tránsito por las carretera del parque a partir de esas horas. 

En este enlace podeís encontrar un buen mapa del Kruger para organizar vuestras jornadas diarias: MAPA (se puede aumentar con el botón derecho) . 

Tras una dura jornada de safari, es la hora de disfrutar de las comodidades que te ofrecerá tu campamento. Una reparadora ducha, un relajante aperitivo en el bar con espléndidas vistas (en ocasiones con charcas donde acuden los animales a beber) o una tranquila cena en el restaurante mientras haces un repaso a lo acontecido durante la jornada, son sensaciones difícilmente descriptibles. 
Otra práctica habitual de los sudafricanos en cuanto los últimos rayos de sol desaparecen, consiste en hacer uso de las barbacoas que se reparten por todos los puntos de los campamentos y que con toda seguridad estimularán tus papilas gustativas. 
No descartes imitar sus costumbres, comprar algo de carne y un buen vino del Cabo y disfrutar de una inolvidable barbacoa. 
Recuerda también que cada día que permanezcas en el interior del parque, deberás pagar la cuota diaria de entrada además del alojamiento. Las oficinas de los campamentos están totalmente informatizadas y desde cualquiera de ellas te podrán informar acerca de los alojamientos libres en cualquier campamento, si los hubiera.



En resumen, el parque Kruger es el sitio ideal para aquellos que viajan en familia en busca de animales salvajes y de todos los amantes de la fauna y la naturaleza en general. 
Hay quien dice que los parques de Kenya, Tanzania, Botswana, etc, son más salvajes que el concurrido Kruger pero después de recorrer muchos de esos lugares, yo soy de la opinión de que si te adentras en el corazón del parque, puedes vivir momentos igualmente memorables con los animales. 
Todo dependerá de tu perseverancia y por supuesto.......de la suerte!! 




1- Un viaje por el Africa austral.
2- Llegada a Johannesburgo
3- Parque nacional Kruger.
4- Aventuras en Kruger.
5- Cañón del río Blyde.
6- Cataratas Victoria. Zimbawe.
7- Kasane,la puerta del Chobe. Botswana.
8- Atardecer en el Chobe.
9- De Kasane (Chobe) a Maun (Okawango) en transporte público.
10-De safari por Moremi. Okawango.
11-Nuestro encuentro con el leopardo. Moremi.
12-Del Okawango a Namibia en bus.
13-Llegada a la costa namibia. 
14-Cape Cross,colonia de leones marinos.
15-Dunas de Sossusvlei.
16-Cañón del río Fish.
17-Johannesburgo,final de viaje.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Gracias por compartir tu información y tus sensaciones. Soy fotógrafo profesional y deltro de unos pocos meses tengo un encargo en Kruger, así que espero hacer un buen trabajo.
Un cordial saludo

aitor dijo...

Mucha suerte; a poco que ésta te acompañe,seguro que harás un trabajo excelente. La luz de Africa siempre colabora con el trabajo de los fotógrafos.
Un abrazo.