20 abril 2010

Matalascañas y marismas de Odiel. Doñana (III)


Hoy teníamos pensado hacer una ruta guíada por el sur del parque pero la única agencia que lo realiza y que parte del Acebuche, nos comunica que han sido canceladas debido a que está atravesando la zona una hermandad del Rocío. No lo acabamos de entender pero lo que está claro es que nos quedamos sin visitarla ya que mañana es lunes, en teoría el único día de la semana que descansan y el martes nos vamos.


Así pues, nos acercamos hasta la cercana playa de Matalascañas para hacer un recorrido a través de sus dunas y conocer un poco la famosa playa. Al llegar comprobamos una vez más los devastadores efectos de los temporales invernales que se han llevado parte de las pasarelas de madera que recorrían las dunas.

No nos queda otro remedio que pasar la mañana recorriendo la orilla de la playa aprovechando los templados rayos solares en compañía de las gaviotas, los correlimos y la gran cantidad de pescadores de caña que se amontonan en algunas zonas del arenal.
Numerosos pescadores de caña lanzan los aparejos todo lo lejos que pueden con la esperanza de que alguna lubina, sargo, lenguado u otra especie pique en el anzuelo.
Por la tarde decidimos desplazarnos hasta la capital onubense para visitar las marismas de Odiel, un extenso estuario formado por la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel y que conforman otro de los humedales más importante de Andalucía. No tardamos en ver las primeras garzas, moritos, espátulas, zarapitos, vuelvepiedras, andarríos, flamencos, etc  


Pasamos una agradable tarde paseando entre las marismas y comprobando de nuevo, la gran afición a la pesca con caña que existe en la zona. Más allá de lo que alcanzamos a ver, las cañas se suceden una tras otra a lo largo de cientos de metros.


Ya al atardecer, los flamencos se retiraban hacia sus dormideros tiñendo de rosa el cielo azul que nos había obsequiado con otro día de sol en un claro anuncio de la primavera que se aproximaba.
Era hora de que nosotros también nos retiráramos hacia nuestro "dormidero".


2 comentarios :

Antonio Ruiz dijo...

Lástima que no pudiérais hacer la ruta sur del parque. La zona de dunas y de marismas es espectacular, auqnue bueno, marismas del odiel es mucha marisma...

Espero que lo disfrutaras como ñino.

Abrazos.

aitor dijo...

Pues sí,lamentamos no poder visitar esa parte del parque pero bueno,nos dimos unos buenos paseos por Odiel para disfrutar de las marismas y sus moradores en esta época del año.

Saludos.