15 mayo 2010

Cataratas Victoria (Mosi-oa-Tunya), el humo que truena .Zimbabwe.


Tras visitar el Kruger y el cañón del río Blyde en Sudáfrica con un coche de alquiler, volvemos a Johanesburgo para devolver el vehículo y tomar un vuelo a Victoria Falls por unos 170 € al cambio. No es barato y aunque en un principio habíamos pensado en subir en coche o transporte público atravesando todo Zimbawe, acabamos desechando esta idea debido a que la situación sociopolítica del momento no es la más deseable y hay problemas con el suministro de carburante.

Despegamos a las 9,15 y tardamos hora y media en llegar y más de una hora en hacer los visados en el mismo aeropuerto tras el pago de 70 Rands. 
Apenas hemos salido, nos asaltan para ofrecernos medio de transporte y alojamiento que acabamos pactando allí mismo. Como suele suceder en estos casos, nos lían y nada acaba siendo como nos prometieron.
El Wilders Tracker Lodge, es un apartado hotel en construcción cuyas habitaciones nada tenían que ver con las que nos habían enseñado; además, el transporte hasta allí que nos aseguraron era gratuito, acabó costándonos 30 dólares. Estábamos cansados, no nos apetecía ponernos a buscar otro hotel y además sólo íbamos a estar una noche así que no le dimos más vueltas. Nos quedamos allí.
Una furgoneta del mismo hotel nos acercó hasta las cataratas y quedó en recogernos a las 17,30.
No era el mejor momento para ver el espectáculo ya que estábamos en la temporada seca y los ríos no tenían excesivo caudal pero la visita no nos defraudó a pesar de que en apenas dos horas habíamos recorrido todo el recinto.



 
En pleno recorrido, nos sorprendieron un grupo de facóqueros que venían de frente por un camino de apenas un metro de ancho y que no parecían muy dispuestos a renunciar a su ruta; durante unos instantes, ambas partes nos quedamos quietas observándonos mutuamente sin tener muy claro qué hacer. Personalmente ya me estaba dando la vuelta ante los colmillos que mostraban nuestros adversarios cuando éstos optaron por abandonar el camino y desaparecer entre la maleza.


Ya a la vuelta, un mono velbet se encaprichó con la chocolatina que estaba suponiendo mi comida de hoy y que acabé compartiendo “por huevos” con el maldito bicho que se interpuso en mi camino enseñándome sus colmillos en claro gesto amenazador.
En agradecimiento, me indicó amablemente dónde se encontraba la estatua de David Livingstone.

A la salida nos esperaba la furgoneta para llevarnos de vuelta al hotel pero optamos por quedarnos a cenar en el pueblo. 
La ciudad me sorprendió y no de manera positiva. Victoria Falls resultó ser una especie de pueblo pequeño sin ningún atractivo y con un ambiente nada acogedor. 
Mañana, definitavemente, saldremos hacia Botswana aunque no sabemos aún cómo ya que hoy es domingo y la oficina de turismo está cerrada y parece ser que tampoco hay una estación de autobuses como tal o eso es lo que creemos entender cuando preguntamos.


Una vez en el hotel, nos quieren vender varias excursiones por la zona pero les decimos que nuestro único objetivo allí eran las cataratas y que queremos salir mañana hacia Kasane en Botswana. Nos ofrecen llevarnos hasta allí pero nos piden 300$ por recorrer los 70Km que nos separan. 
Tras muchos regateos y aún estando convencidos de que nos están engañando, aceptamos el precio de 70$ por llevarnos a los tres en un minibus. 

Antes de salir, hicimos un desayuno a base de café, cereales, zumo, tortilla, alubias, bacón, salchichas y no sé cuantas cosas más que fue lo mejor que nos ofreció el hotel, sin ninguna duda.
Una hora de viaje interrumpida en más de una ocasión por el paso de algún elefante, nos bastó para llegar a la frontera donde nos hicieron desinfectarnos pasando nuestro calzado por unos charcos con algún producto químico para evitar la propagación de enfermedades entre los animales. 
El papeleo allí fue rápido y tras el pago de 30Rands por persona por salir de Zimbawe, pasamos a Botswana donde nos esperaba otra furgoneta que nos llevaría, como habíamos pactado, hasta un hotel en Kasane (el Waterlily). 
Habíamos llegado a nuestro siguiente objetivo: las puertas del gran parque del Chobe.

1- Un viaje por el Africa austral.
2- Llegada a Johannesburgo
3- Parque nacional Kruger.
4- Aventuras en Kruger.
5- Cañón del río Blyde.
6- Cataratas Victoria. Zimbawe.
7- Kasane,la puerta del Chobe. Botswana.
8- Atardecer en el Chobe.
9- De Kasane (Chobe) a Maun (Okawango) en transporte público.
10-De safari por Moremi. Okawango.
11-Nuestro encuentro con el leopardo. Moremi.
12-Del Okawango a Namibia en bus.
13-Llegada a la costa namibia.14-Cape Cross,colonia de leones marinos.
15-Dunas de Sossusvlei.
16-Cañón del río Fish.
17-Johannesburgo,final de viaje.



No hay comentarios :