03 junio 2010

Mi viaje a Vietnam



A principios del 2007, comenzamos los preparativos para el que sería nuestro próximo viaje: VIETNAM.
Para nosotros no han sido muy habituales las incursiones por el continente asiático debido en gran medida al hándicap que supone el idioma y no me refiero al hecho de “buscarse la vida” en el país sino a la gran dificultad para intercambiar opiniones con la gente del lugar, algo que consideramos enriquecedor y de gran importancia en nuestros viajes.
La idea de viajar con un grupo organizado no nos atraía demasiado pero lo de movernos a nuestro aire en un país tan diferente sin la posibilidad de hablar con nadie, casi con toda seguridad, tampoco acababa de convencernos.
Fue por ello por lo que nos planteamos probar una nueva fórmula en el intento de conocer de la mejor forma posible, el país que queríamos visitar este año. 

A través de internet, contacté con un vietnamita que se dedicaba al turismo y que hablaba castellano, a la vez que que nos garantizaba la asistencia de un guía local de habla hispana durante todo nuestro recorrido.
A través de numerosos correos fuimos confeccionando un viaje a nuestra medida pero siempre dejando claro que debería gozar de suficiente flexibilidad para cambiar de planes siempre que fuera posible ya que no me gusta demasiado ceñirme en exceso a un programa.
De esta forma, nuestro recorrido a grandes rasgos durante los 18 días que permaneceremos en Vietnam acabaría siendo el siguiente:

 
-Ciudad Ho Chi Min (dos noches).
Visita a la ciudad y excursiones a Cao Dai y túneles de Cuchí.
Visita al delta del Mekong y alojamiento en Can Tho. Regreso a Ho Chi Min.

-Vuelo de Ho Chi Min  a  Hanoi. Alojamiento dos noches y visita a la ciudad.
Traslado a Halong. Una noche en barco y otra en Cat Ba.
Vuelta a Hanoi. Alojamiento una noche.
Visita a Tam Coc y vuelta a Hanoi para tomar el tren nocturno a Sapa.

-Visita a Sapa con una noche de hotel y otra en una choza de las tribus locales.
Vuelta en tren nocturno a Hanoi y hotel en la ciudad hasta partir en avión a Hue.
Visita de la ciudad y alrededores. Alojamiento.
-Traslado a Hoi An.Visita a la ciudad. Dos noches en hotel con piscina.
Visita a My Son.
-Vuelo a Ho Chi Min y alojamiento la última noche.


El presupuesto incluye todos los transportes, las visitas y entradas acompañados de nuestro guía, alojamientos (todos con aire acondicionado y baño excepto la choza de Sapa), todos los desayunos , comidas y algunas cenas ya que disponemos de las tardes libres.
Tras negociar la forma de pago, llegamos al acuerdo de adelantar un 20% y pagar el resto a nuestra llegada. 
El precio total de sus servicios con todo lo anteriormente detallado, asciende a unos 1000 € por persona.

A fuerza de ser sincero, he de decir que no todo salió como estaba previsto y en más de una ocasión, nuestros guías debieron llamar a su jefe para solucionar los contratiempos que fueron surgiendo sobre la marcha pero he de reconocer también, que siempre hubo buena disposición para arreglar cualquier problema. Evidentemente no estamos en Europa y debemos ir preparados para afrontar con buen humor, las posibles contrariedades que casi con toda seguridad, surgirán en más de una ocasión.
Además, la información de primera mano recibida por nuestros guías que con el paso de los días se convirtieron en compañeros de viaje, suplió con creces los pequeños fallos que pudieron producirse.

  • Geográficamente,vietnam es un país alargado (1650km de norte a sur) que se ancha en sus extremos (600km en el norte y 400 en el sur) y que en su centro se estrecha hasta los 50km. Alberga en su territorio una población cercana a los 90.000.000 de habitantes.
  • Una vez en Vietnam, la vida resulta muy barata para nosotros. Durante nuestra estancia el cambio gira alrededor de 20.000-22.000 dongs por euro. Se puede comer perfectamente por 3€ y mucho más barato aún si lo hacemos en los puestos callejeros. Una caña de cerveza cuesta 10.000 dongs y alrededor de 20.000 (un euro) si está envasada.
  • Sobre alojamientos no tengo demasiada información ya que están todos incluídos en nuestra ruta aunque con toda seguridad, no pueden ser caros.
  • El clima es tropical y monzónico lo que se traduce en altas temperaturas y cortas pero intensas precipitaciones en la mayor parte del país durante nuestro verano. Las temperaturas superarán frecuentemente los 30º y la humedad rondará el 85%.
  • Yo aconsejaría llevar poca ropa en el equipaje y comprar allí camisetas para poner y quitar, que no nos costarán mucho más de un euro. Ciudades como Hoi An son famosas por sus abundantes talleres donde te confeccionan ropa a medida muy barata y te la llevan a tu hotel al día siguiente a más tardar. Es un buen lugar también para aprovisionarse de material de montaña como mochilas, botas y ropa de abrigo a un precio irrisorio. Alguna prenda de más abrigo, no vendrá mal si se visita la zona de Sapa.
  • Respecto a las vacunas, todo dependerá del tipo de viaje, zonas a visitar, duración, etc por lo que lo más adecuado será acudir al centro de Sanidad exterior más cercano para que un profesional nos informe y asesore sobre las medidas sanitarias más adecuadas. Es aconsejable pedir cita con bastante antelación ya que en algunas ciudades, estos centros se colapsan en la época de vacaciones.
  • Durante el verano, deberemos añadir 5 horas más para conocer el horario vietnamita; en invierno, la diferencia será de 6 horas.
  • A pesar de que se profesan religiones como el budismo, el catolicismo, el protestantismo, el islamismo y algunas autóctonas como el caodaísmo, se calcula que más del 80% de la población, es atea.
  • La visita a los principales mercados de cada ciudad es una actividad que cautivará a todos aquellos que no estén acostumbrados a este tipo de espectáculos. La vista y el olfato trabajarán a destajo para tratar de asimilar la increíble abundancia de matices que se presentarán ante nuestros ojos y narices.
  • Los tipos de enchufes más comunes que encontraremos a lo largo del país, son los que muestro a continuación:




  • Como última recomendación, yo aconsejaría alejarse de los lugares más turísticos para intentar descubrir de forma más relajada la vida cotidiana de sus habitantes lejos de todos aquellos que se buscan la vida con el turismo y que habitualmente se concentran en las calles y zonas más transitadas por los turistas. No son pocos los visitantes que se muestran agobiados por la persistencia de vendedores y demás buscavidas que inevitablemente ven en los turistas una forma “sencilla” de incrementar sus precarios ingresos.

Al margen de esto, animo a todo aquel que se plantee conocer este país a aventurarse por su cuenta a descubrir los bellos parajes de Halong, las coloridas etnias del norte, la pintoresca Hanoi, sus milenarios templos, los laberínticos canales del delta del Mekong y otros tantos rincones que sin duda alguna sorprenderán a todo aquel que se preste a descubrirlos.

3 comentarios :

Antonio Ruiz dijo...

Hola Aitor.

Menudo viaje te pegaste! Seguro que a pesar de los pequeños contratiempos fue un viaje de ensueño. Vietnam entra entre mis planes para próximos destinos, aunque este año la ampliación familiar me impedirá darme la ya tradicional escapada anual.

Abrazos.

aitor dijo...

Felicidades Antonio!!
O sea que mientras yo fotografíaba cigüeñas en Doñana,tú les estabas haciendo otros encargos....

Vietnam es un paraíso para la fotografía aunque faunistícamente no aporta demasiado,al menos por donde yo pasé.

Un abrazo y suerte con los pañales y los biberones.

Vietnamitas en Madrid dijo...

Interesante visita la del Templo Cao Dai de Tay Ninh y también los famosos túneles de Cu Chi.

A quien pueda interesar, nosotros tenemos información sobre horarios, precios, desplazamientos y videos en HD del templo y los túneles.

Un saludo
Vietnamitas en Madrid