18 septiembre 2010

Un viaje a China, el país de los chinos.


 
A primera instancia, el título del artículo puede parecer una absurda y ridícula redundancia pero basta con haber experimentado una breve estancia en este país, para entenderlo perfectamente.
Efectivamente, un país con más de 1300 millones de chinos deja poco espacio para que los turistas extranjeros que nos acercamos hasta allí, apenas podamos dejar constancia de nuestra humilde presencia y sin lugar a dudas, acabaremos siendo absorbidos por las multitudes que nos acecharán allá donde vayamos. 
Impresiona realmente ver las densas corrientes humanas que invaden todos los accesos al metro, a las estaciones, a la calle, a los nucleos turísticos, a los restaurantes, a los mercados……todo absolutamente está repleto de chinos.


 



Conviene por lo tanto, adaptarse cuanto antes a ciertas normas que resultarán básicas para preservar nuestra integridad y conseguir un normal desenvolvimiento en este atípico país.
    • En primer lugar recordad que los semáforos son poco más que meros adornos luminosos, de esos que tanto gustan por estos lares y adornan tantos edificios. Su valor es meramente estético y nunca deberás guiarte por el verde….ni por el rojo!! Limítate a cruzar las calles cuando puedas…. recordando siempre que los continuos bocinazos vienen a significar algo así como “aparta que yo no paro”.
      • Olvida cuanto antes eso de dejar salir antes de entrar o de guardar respetuosamente una cola; estás en China y aquí eso no funciona así, no te molestes en darle más vueltas ni en intentar entenderlo..ES ASI Y SE ACABÓ!! 
      • Deberás luchar enérgicamente por entrar al metro, al bus o acercarte a la ventanilla para sacar un billete. Y dá igual que el billete de tren esté numerado y tu asiento no te lo pueda quitar nadie…..en cuanto se abran las puertas, la gente correrá como si se jugaran la vida en ello por entrar los primeros.
      • Tampoco te sorprendas si al entrar a unos wáteres, te topas frontalmente con varios chinos agachados haciendo sus necesidades, ya que muchos de estos servicios públicos carecen de puertas y convierten este íntimo momento en un espectáculo totalmente libre y gratuito aunque a menudo pueda herir la fina sensibilidad del espectador occidental. 

      • Es conveniente también, acostumbrarse cuanto antes a los estridentes sonidos guturales que previamente anuncian la expulsión de ciertos fluidos cuando no los expulsan directamente desde sus narices tapándose uno de los agujeros mientras soplan con fuerza al exterior por el otro. Allí lo repugnante es echarlos a un trozo de tela o papel y guardarlos en el bolsillo (no es del todo ilógico tampoco).  
      • Otra buena idea, que será de gran utilidad si tienes pensado viajar rodeado de la población autóctona, será ir provistos de tapones auditivos o auriculares para escuchar tu música favorita. No pretendo con tal medida fomentar la incomunicación entre las personas sino la protección contra el volumen al que se habla o quizás debiera decir se grita en este país. Un viaje largo en tren puede convertirse por momentos en un duro trago difícil de digerir si no estás acostumbrado a tales volúmenes. La otra opción es unirte a ellos compartiendo juegos, comidas o charlas siempre que seas un artista en el difícil arte de los gestos; sin lugar a dudas todo esto puede convertirse en algo verdaderamente memorable y divertido.
      • Y claro está, siendo 1300 millones de chinos imagino que con toda la razón del mundo, pensarán que es mucho más lógico que tú aprendas su idioma a que ellos aprendan otra lengua “minoritaria” por lo que encontrar a alguien con quien comunicarte o algún indicador en otra lengua que no sea la china se convertirá en ardua tarea, a excepción de lugares como el metro, aeropuertos y principales estaciones de trenes y autobuses.
      • No olvidemos tampoco, salir siempre a la calle con la cara lavada y recién peinados ya que casi con total seguridad,algún oriental atrevido se acercará a nosotros con disimulo o con total descaro para que pasemos a ser para él, un recuerdo entrañable en modo de fotografía. No está nada mal, de cualquier manera, que paguemos este pequeño tributo los que tanta veces hemos abusado de él en el sentido contrario. Siempre ofrecí pacientemente la mejor de mis sonrisas a mis divertidos fotógrafos, lo que me hizo sentir parcialmente redimido de tantas fotografías robadas por mi parte a lo largo y ancho de este mundo . 
      Pero una vez descritas las principales normas de subsistencia en este país, siempre en tono jocoso y nunca con despecho ni mucho menos desprecio, que quede claro!! , podremos disfrutar de este fantástico país de increibles contrastes donde podremos encontrar ciudades con increibles edificios modernistas junto a los genuinos barrios viejos también denominados hutongs, aldeas rurales donde el tiempo parece haberse detenido, verdaderos monumentos tanto arquitectónicos como naturales y sobre todo, pueblos lejanos y semiperdidos donde la gente te obsequiará con desinteresadas sonrisas de bienvenida a la vez que entonarán un gracioso “jelou” y se partirán de risa cuando les devuelvas un, no menos gracioso, “ni jao”.

       
       
      Evidentemente, durante un recorrido de tres semanas por este gigantesco país lo que he podido conocer se limita a una ínfima parte de lo que posee pero al menos cuento con una somera idea de lo que significan sus enormes ciudades, la peculiar forma de vida de sus habitantes y de las bellezas naturales que encierra.
      A medida que vaya poniendo en orden datos, fotos e información trataré de ir publicando distintos artículos con mi particular punto de vista sobre las distintas zonas que he visitado así como instrucciones lo más exactas posible para hacer posible las visitas por tu cuenta aunque quizás en alguna ocasión, cuando el tiempo apremia, pueda interesar contratar alguna excursión organizada.
      En definitiva, un viaje un tanto complicado principalmente por el problema que supone la incomunicación y con un importante choque cultural pero que sin lugar a dudas te aportará, como todos los viajes de este tipo, unas vivencias que difícilmente olvidarás en el resto de tu vida.


      Capítulo siguiente: China, un viaje de tres semanas.

      6 comentarios :

      Antonio Ruiz dijo...

      Hola Aitor!

      Me alegro que subas alguna información. Supongo que todas esas experienciasen en los baños, expulsiones orales... no podrás olvidarlas en tu vida.

      Varios amigos han estado allí recientemente y me comentan que hay que conocerlo. China es diferente, más bien la cultura oriental es diferente, pero es una más.

      Esperaré impacientemente los relatos de cada destino chino.

      Hasta pronto.

      Abrazos.

      aitor dijo...

      Hola Antonio,
      la verdad es que "China is different".
      No es la primera incursión que hago por Asia pero este país,a pesar de tener similitudes con otros vecinos,es otra historia...

      El día que saquen la cabeza y creo que ya lo están haciendo,pueden cambiar muchas cosas en este mundo.

      Un abrazo.

      Antonio Ruiz dijo...

      Así es, Aitor.

      China comienza a "desarrollarse" y a tomar el ejemplo del consumismo occidental. Y no tienen la culpa de nada. Es la imperfección humana la que hace despertar el interés por el gasto, el consumo y la injusticia... en definitiva el agotamiento de los recursos del planeta.

      Habrá que seguir luchando por un mundo más limpio y justo. Sería injusto acusarles de más emisiones de CO2 entre otras actitudes "contra el planeta" o la "vida".

      Abrazos.

      aitor dijo...

      Efectivamente Antonio,
      lo que China está haciendo ahora,no es otra cosa que adoptar esa religión monoteísta que adora el dinero al igual que hace el resto del "mundo desarrollado" a costa de lo que sea y de quien sea.

      Las consecuencias son claras:agotamiento de recursos,destrucción del planeta e injusticias humanas.

      Pero qué podemos decirles nosotros? Con qué catadura moral?

      En fin,difícil asunto.....
      Un abrazo.

      Anónimo dijo...

      Me ha encantado tu disertación sobre los chinos! nosotros nos vamos en 3 semanitas y tenemos que ir haciéndonos la idea de ciertas cosas que son "diferentes", adaptarse o morir!! felicidades por el blog nos está siendo de gran ayuda!
      Rakel&Víctor

      aitor dijo...

      Buena suerte con el viaje chic@s!!
      Seguro que vais a disfrutar un montón.
      Me alegro de que el blog os esté sirviendo de ayuda,esa es mi única intención.
      Tomaros todo con humor y tendreís mucho ganado; al fin y al cabo allí los "raros" somos nosotros!!
      Saludos.