07 diciembre 2010

Guerreros de Terracota y Barrio Musulmán. XIAN


Tras seis horas de viaje en autobús desde Pingyao, llegamos sobre las 4 de la tarde a Xian. Como es habitual entre los que nos acercamos hasta esta localidad, nuestro objetivo principal es visitar los famosos guerreros de Terracota y por supuesto todo lo que nos dé tiempo en la ciudad.
Nos alojamos en el Ancient Hostel Xian. Una habitación triple enorme con sofás y ordenador con conexión a internet gratis y una doble, ambas con baño y aire acondicionado, nos cuestan 480 yuanes. No están nada mal las habitaciones, sobre todo la triple aunque el local no tiene mucho ambiente viajero….por no decir nada. 
Intentamos reservar ya el tren a Chengdu pero en nuestro hostel no lo hacen así que nos vamos al cercano hostel Yisuan que está enfrente, al otro lado de la carretera y donde amablamente nos lo tramitan, o mejor dicho lo intentan porque finalmente no hay literas ni para mañana ni para pasado. No nos queda otro remedio que pillar avión por unos 700 yuanes/persona para pasado mañana a primera hora.
Una vez solucionado este asunto, salimos a dar una vuelta por la ciudad y llegamos hasta la torre de la campana, una torre de madera de 36 metros construída en el siglo XIV en el centro de la ciudad para avisar de los posibles ataques enemigos así como del comienzo de las tareas cotidianas y de la hora de abrir y cerrar las puertas de la muralla. A medida que la ciudad fue creciendo, la torre fue cambiando su ubicación para que siguiera ocupando el centro geográfico de la ciudad. 
Más tarde llegamos a la del tambor, otra torre de 34 metros construída sin utilizar un solo clavo de metal.

 














Junto a ésta última, se encuentra el bullicioso barrio musulmán repleto de puestos callejeros donde se vende prácticamente de todo.

 
Y como no podía ser de otra manera, comenzamos a probar todo tipo de brochetas para ir abriendo boca; la mayoría estaban buenas aunque el picante, se hacía insoportable por momentos. 
Al final, acabamos cenando en una terraza que tenía unas mesas con un agujero en medio donde tú mismo cocinabas a la plancha los alimentos elegidos . Nos tuvimos que meter hasta la cocina para señalar los ingredientes que queríamos: pimiento rojo y verde, cebolla, setas variadas, champiñones, langostinos, carne, etc, etc…el único inconveniente era que no vendían cerveza en ningún sitio así que tuvimos que cenar con zumos……….no hay nada perfecto!! Todo nos salió por la increible cantidad de 58 yuanes, unos 6 euros.
Poco a poco fuimos volviendo hacia el hostal donde aprovechamos el ordenador de nuestra habitación para reservar alojamiento en Chengdú y el vuelo de Chengdú a Guilin (780 yuanes). 


Excursión a los guerreros de Terracota

Al día siguiente, tras desayunar y cambiar algo de dinero, cogemos el autobús nº 603 junto a la puerta Sur donde se encuentra nuestro hostel,para dirigirnos a la estación de autobuses. Anexa a ésta, se encuentra la estación de trenes; se debe ir hasta allí y mirando de frente a la muralla, sin cruzarla,hay que ir a la izquierda hasta encontrar un montón de autobuses entre los que se encuentran los que necesitamos nosotros: el 306 ó el 915 (directo). Tarda una hora en recorrer aproximadamente 35 km y cuesta 7 yuang.
Junto a las taquillas donde se sacan los tickets para entrar a los pabellones de los guerreros hay una entrada pero no se entra por allí a no ser que saques billete para que te lleve un minibus. Si vas andando, hay que dar un rodeo por la parte izquierda hasta llegar a la entrada. No hay apenas indicaciones en inglés y las que hay están bastante escondidas.
Yo comenzaría visitando el pabellón 2, luego el 3 y dejaría para el final el 1. En 2-3 horas se puede ver todo.


Los Guerreros de Terracota (兵馬俑) fueron descubiertos en 1974 durante unas obras que se realizaban para el abastecimiento de agua. Este grandioso ejército conformado por más de 7.000 figuras de guerreros y caballos a tamaño real,fue enterrado junto a la tumba del emperador Qin Shi Huang para su protección y defensa una vez hubiera abandonado esta vida.
Las figuras están en perfecta formación de batalla distribuídas en tres fosos y debidamente armados. Una de las características más llamativas de los guerreros es que todas las caras son distintas y hay quien asegura que cada soldado está hecho a semejanza de su original.
El pabellón 1 es el más grande y espectacular por lo que es recomendable que sea el último en ser visitado. Nosotros estuvimos recorriendo sus salas durante 2-3 horas tras las cuales salimos al parking junto a la carretera donde se encontraba el autobús 306 que nos llevaría de vuelta a Xián donde tras otra vueltita por el barrio musulmán con cena incluída, volvimos al hotel ya que debíamos levantarnos a las 5 para ir al aeropuerto.
Mañana volamos a Chengdu.


No hay comentarios :