06 mayo 2012

Safaris y playa por Kenya y Tanzania ( I ). Los preparativos.


La añoranza por visitar de nuevo las cautivadoras tierras africanas, influyó de forma decisiva a la hora de elegir nuestro próximo destino; en efecto, muchos meses antes de nuestra partida sabíamos que en 2011 volveríamos al continente africano. Sólo nos faltaba por decidir cual sería el país elegido. 


Hace unos años, allá por el mes de Abril de 2009, durante mi recorrido por los principales parques kenyatas me hice una promesa que siempre tuve en mente cumplir: volver al Masai Mara para ver la gran migración y a ser posible algún cruce en el río Mara.

Por otro lado, los parques tanzanos también ocupaban un lugar preferente en mi lista de destinos a visitar así que no tardé demasiado en confeccionar mentalmente los primeros bocetos del viaje que iba suponer mi ansiada vuelta al Masai Mara.

En principio viajaríamos a Kenya y más concretamente a Nairobi que habitualmente se perfila como el destino más económico para volar.
Disponíamos de entre 15 y 20 días para realizar un viaje cuyo primer obstáculo a superar consistiría en cuadrar las fechas del mismo entre los seis integrantes del grupo que inicialmente íbamos a viajar juntos y que finalmente quedaría reducido a cinco.

Tras comparar horarios y aeropuertos, tanto de salida como de llegada, entre las compañías más baratas, nos decidimos por Brussels Airlines, una compañía con la que hemos volado en bastantes ocasiones y siempre con resultados satisfactorios.
El vuelo partía de nuestra ciudad, Bilbao, haríamos una pequeña escala en Bruselas y tras una parada en Nigali (Rwanda) sin bajar del avión, llegaríamos a Nairobi sobre las 22,30. 
Tanto el hecho de salir y volver a nuestra ciudad de residencia como la hora de llegada al destino, supusieron dos factores decisivos a la hora de decidirnos por la compañía belga. El precio del vuelo será de 677€.
 

Una vez reservado el vuelo, llegó la hora de negociar los safaris por los parques del norte de Tanzania y el de Masai Mara en Kenya.

Comencé a pedir presupuestos a numerosas agencias locales; unas organizaban los safaris de ambos países y otras únicamente trabajaban con los de Kenya o con los de Tanzania

Tras los primeros contactos tengo que destacar el excelente trato que recibí de agencias como amigosafaris y get in safaris, con Mati y Jose María al frente, quienes a pesar de no contratar finalmente nada con ellos, respondieron con prontitud y eficiencia a todos mis correos. 
Desgraciadamente en esta ocasión, nos inclinamos por otras opciones.
 

No puedo decir lo mismo de otras agencias que no contestaron a mis solicitudes o dejaron de hacerlo ante las primeras propuestas de cambios sobre el programa que me ofrecían, como es el caso de Tabia Safaris
A pesar de que a esta última le avalan la opinión de la mayoría de sus clientes, personalmente me decepcionó el trato recibido y la poca o nula atención que me prestaron desde el principio.
 

Finalmente nos decantamos por contratar el safari de Masai Mara con la agencia kenyata Silverbird Adventure y el de Tanzania con Blessed Africa Tours. Tanto Winnie como Elisante me inspiraron confianza desde el principio y tanto sus precios como su disposición, me parecieron sumamente interesantes.
 

En esta ocasión buscaba un viaje más confortable que el realizado hace un par de años por tierras kenyatas, durante el que dormimos varias jornadas en el duro suelo y con los baños sitúados a una distancia, que sobre todo por la noche, se me antojaba terrorífica. Por eso esta vez, entre mis condiciones señalaba que deseaba alojamientos sin lujos pero con baño y cama en las habitaciones, aunque éstas fueran tiendas de campaña.
 

Silverbird me ofreció un safari de 4 días en Masai Mara en un campamento, el Mara Sidai Camp, con tiendas de campaña fijas provistas de camas y baño por 600$ por persona.


 











 

El emplazamiento era lo que menos me gustaba ya que estábamos junto a la puerta de Ololamutiek, bastante alejada del río Mara pero el hecho de que el coche y nuestro conductor-guía estaría a nuestra disposición para hacer los safaris que nosotros decidiéramos y como nosotros deseáramos, fue un factor decisivo a la hora de elegirlos.
 

Una vez de regreso a Nairobi, tendríamos que tomar un autobús hasta Arusha donde nos esperaría Elisante para comenzar un safari por Tarangire, Manyara, Serengeti y Ngorongoro.
 

La agencia Blessed, con Elisante al frente, está especializada en el turismo de habla castellana y sus guías dominan perfectamente el idioma. Su propuesta era de 1468$ por una semana de safari en unos alojamientos bastante atractivos y aceptablemente ubicados; al cambio existente en ese momento, suponían más o menos 1000€.
 


Para finalizar nuestro viaje, queríamos pasar unos días a la orilla del mar para relajarnos y quitarnos de encima todo el cansancio y el polvo acumulado a lo largo de tantas jornadas de safari.

Existían tres opciones principales: 
  1. la isla de Zanzibar
  2. la costa tanzana 
  3. o la costa kenyata. 
Buscábamos un sitio alejado del bullicio turístico y a ser posible que no exigiera vuelos internos para no engrosar demasiado los costes de un viaje ya de por sí bastante elevados.


Al final nos decidimos por Tiwi, a 20 km al sur de Mombasa en Kenya, un auténtico paraíso para olvidarte del mundo y reponerte de los continuos madrugones sufridos durante los días de safari. 

El complejo Maweni Capricho Beach, nos ofreció lo que necesitábamos. Una cabaña standard para 6 personas por 14000 chelines diarios (unos 100€ al cambio actual), supuso nuestro alojamiento durante las últimas 4 noches.
 
Para finalizar y con objeto de evitar un largo y penoso viaje por carretera de regreso a Nairobi para tomar el vuelo de vuelta a casa, decidimos reservar un vuelo a través de internet con la compañía Fly 540, desde Mombasa a Nairobi por 90$.

El viaje ya está montado; sólo quedan algunos detalles como el alojamiento en Nairobi y en Arusha y los transportes de Nairobi a Arusha y de Arusha a Mombasa pero eso ya lo solucionaremos a nuestra llegada...........

Próximo capítulo: La ruta y los alojamientos.

2 comentarios :

Antonio Ruiz dijo...

Hola Aitor!!!

Pues ya parece que te pones las pilas para contarnos tu gran aventura africana.

Por favor, escribe, jeje!!! No podemos esperar siglos a ver cómo te fue la migración y el resto de experiencias vividas.

Un abrazote desde Huelva!!!

aitor dijo...

Hola Antonio,

prometo que iré escribiendo cada etapa y jornada por esos magníficos parques africanos pero cada año me resulta más duro el regreso y poner en orden mis cosas....

Serán los años o quizás tenga que ver con las numerosas picaduras de las Tse-Tse que recibí en Tanzania???

Abrazos.