26 noviembre 2011

TIWI ( III ).KENYA


Algunos miembros del grupo se levantan a las 6 de la mañana para dar una vuelta por los alrededores del hotel y "pajarear" un poco antes de desayunar. 



En los límites del recinto hotelero, los locales tienen instalado un pequeño tenderete de madera al que denominan “super”, donde venden fruta, verduras y pescado. 
Nos acercamos hasta allí para intentar conseguir otra de las típicas delicias gastronómicas del lugar: la langosta.
Al vernos, un pescador no tarda en acercarse a nosotros para saber qué buscábamos. No tardamos en llegar a un acuerdo para que nos consiga 3 langostas para la hora de comer.



Una vez solucionado el tema de la comida, vamos a recepción para negociar un taxi que nos lleve mañana al aeropuerto de Mombasa
También nos comentan que debemos abandonar la habitación a las 11 pero podemos dejar las mochilas en recepción y nos facilitarán un sitio para asearnos y ducharnos si lo necesitamos. 

Tenemos todo el día por delante para pasear por el arrecife de coral, bucear, observar a los pacientes pescadores y cómo no, tomarnos unas cervezas en compañía de los simpáticos camareros de nuestro hotel.
Atravesar el arrecife cuando la marea está baja, no es una tarea sencilla debido a los numerosos erizos que habitan el coral. Debemos extremar las precauciones para evitar clavarnos sus alargadas y afiladas púas.

Si se desea atravesar el arrecife, es conveniente hacerlo por la parte derecha de la playa del hotel; es ésta la zona más segura y despoblada de erizos.
Pasamos la mañana, entre baños y observando a los pescadores tratando de conseguir sus capturas con ganchos, cañas y redes.
Los charcos están repletos de peces que esperan de nuevo la marea que les libere.
Son ya la 1 y debemos acudir a la cita con el pescador que nos proveerá de la comida de hoy. Como no es puntual, decidimos ir a tomar unas cervezas mientras llega y aunque tienen prohibida la entrada al recinto hotelero, un camarero nos avisa de su llegada para que acudamos en su búsqueda. Así lo hacemos para pagarle las tres langostas que nos ha conseguido.  

Hoy toca mariscada…. langosta y un gran pulpo con un poco de arroz. No es por dar envidia pero tanto el pulpo como las langostas, resultan estar excelentes. 
Para finalizar el banquete, nada mejor que un café y un buen ron en nuestra apreciada terraza. Además, ésta se ha convertido en un punto estratégico de observación. Gracias al telescopio, miembros del grupo han visto saltar peces espada en una zona donde los charranes se lanzan en picado en busca de alimento. Seguramente, en la zona se concentra algún banco importante de sardinas ya que vemos saltar otros peces de gran tamaño que pueden ser túnidos. 

Mientras tanto, un enorme barano se pasea por los jardines aledaños a nuestra terraza, sorprendiéndonos con su sigilosa visita. No tardará en salir huyendo al sentir todas las miradas clavadas en él.




Las últimas horas de la tarde las dedicamos a hacer alguna compra en una pequeña tienda del hotel y a preparar las mochilas para nuestra partida al día siguiente.
Hoy pasaremos nuestra última noche en la cabaña que se ha convertido en nuestro hogar durante los últimos días.
No resultará sencillo olvidar todos los momentos vividos, el relajante sonido del mar y la templada brisa que nos despertaba cada mañana.



Próximo capítulo y último:TIWI(IV).Fin del viaje.

3 comentarios :

Luismi dijo...

Pero, ¿cuando hiciste este viaje?
Que buen Blog

Antonio Ruiz dijo...

Hola Aitor, pues parece que el viaje roza su fin. Se ve que en Tiwi lo habñeis pasado en grande. Me alegro enormemente. Ya te dije. Tiwi no te decepcionará. Mil veces mejor que los multitudinarios malendi y demás.

Ya te mando un correo privado. Voy a tu tierra en breve.

Un abrazo.

aitor dijo...

Aupa Luismi,me alegro de que te guste el blog. Este viaje lo hice a finales de verano del año pasado.

Qué tal Antonio!!
Pues sí,Tiwi no nos defraudó en absoluto y nuestra cabañita a pesar de ser humilde,nos dio todo lo que necesitábamos.
Ya me dirás cuándo te acercarás a mi tierra; espero que no sea la próxima semana porque estaré fuera.

Abrazos.