24 junio 2012

Aventuras en Kruger. Sudáfrica.


Tras  un potente desayuno, nos dirigimos al aeropuerto para recoger el coche con el que nos desplazaremos hasta el Kruger. Una vez en el aeropuerto, aprovechamos para comprar tres billetes a Victoria Falls para dentro de una semana; pagaremos 170€ por persona.
Nos habíamos planteado la posibilidad de atravesar el Kruger de sur a norte hasta la frontera de Zimbawe y de allí, atravesar el país en coche o tren hasta llegar a las cataratas pero debido a la situación socio-política en la que se encontraba Zimbawe y la dificultad de encontrar combustible, optamos por tomar un vuelo que nos dejara directamente en Victoria Falls.  
La segunda etapa del viaje quedaba así, resuelta.

Sobre las 9 de la mañana estábamos ya en ruta hacia nuestro próximo destino: el parque Kruger.
Eran las 2 cuando llegamos a Numbi Gate, en cuya recepción nos comunican que no hay sitio para dormir en el interior del parque y que si queremos entrar, deberemos pagar 120 Rands/persona, por permanecer en el interior hasta las 6 de la tarde, hora a la que se cierran las puertas. Era nuestro primer contacto con la fauna africana y no teníamos claro si iba a resultar sencillo encontrar animales pero no estábamos dispuestos a esperar hasta mañana para comprobarlo.

Nunca olvidaré nuestros primeros minutos en el parque. 
Nada más cruzar las barreras, un grupo de impalas y una familia de facóqueros se cruzó ante nosotros mientras nos mirábamos incrédulos unos a otros. 
No habíamos recorrido un kilómetro cuando aparecieron a un lado de la carretera, las primeras jirafas. 
Los animales se iban sucediendo sin pausa, hipopótamos, antílopes, búfalos, más jirafas…………




Según vamos cogiendo confianza, nos aventuramos a adentrarnos por pistas sin asfaltar menos transitadas hasta que nos vemos rodeados por una gran manada de elefantes que nos impiden el paso. La emoción va dejando paso a un sentimiento menos agradable, el miedo. 
Ver tan cerca a aquellos enormes animales cerrándote el paso, no era algo a lo que estuviéramos acostumbrados y desconocíamos cual podía ser su reacción. 
Por fortuna y a pesar de que un pequeño elefante nos amenazaba con un tronco en su trompa, siguieron su camino sin inmutarse por nuestra presencia.

Las 4 horas de las que disponíamos discurrieron sin darnos cuenta, fueron tan intensas como breves.
Antes de levantar las barreras que nos permitían salir del parque, nos revisaron todo el coche comprobando que no nos llevábamos ningún animalito.

Ahora tocaba buscar un alojamiento y nos dirigimos a Hazywiev en busca del Kruger Park Backpacker
No tardamos en localizarlo. Una bonita choza para los tres será nuestra casa esta noche.
Tras una calurosa noche y un café rápido, nos dirigimos de nuevo a Numbi Gate donde esta vez nos comunican que disponemos de alojamiento en el campamento de Pretoriuskop
Hasta allí nos acercamos para pagar 650 rands por el alojamiento y la entrada, dejar las mochilas y comenzar un safari que se prolongará durante todo el día.
Hoy vemos nuestras primeras cebras, kudus, varias especies de antílopes y el plato fuerte del día, tres rinocerontes cerca del área de Afsal donde tomamos un café.



No tardamos en descubrir que los pozos de agua diseminados por el parque, son los mejores puntos para la observación de animales.
Tras comer un bocadillo en Verg-en-dal, emprendemos la ruta de vuelta, esta vez por otras pistas que nos obsequiarán con jirafas, monos, babuinos, hipopótamos, águilas pescadoras, antílopes, búhos, etc, etc.




Hoy tampoco faltarán los momentos de tensión cuando nos vemos atrapados en medio de una gran manada de búfalos que no dejan de mirarnos con cara de pocos amigos.
Fue impresionante verse rodeados por un centenar de estos malencarados animales. 
Posiblemente no se interesaron por nosotros en ningún momento pero su mirada parecía demostrar otra cosa muy diferente.
Cuando llegamos al campamento, decidimos cenar en el restaurante un buffet por 112 rands antes de ir a dormir.


A las 6,30 ya estamos arriba y en recepción nos dan una buena noticia. 
Hoy hay alojamiento en Lower Saby
Trazamos nuestra ruta y salimos nuevamente de safari.
Tras un rato circulando por el parque ya he perdido la cuenta de todos losanimales que hemos visto.
Hemos seguido las carreteras que discurren junto al río y ha sido todo un acierto. Nos hemos topado con un rinoceronte tan sorprendido como nosotros que no ha tardado en salir huyendo.


Mientras estábamos sacando unas fotografías a una manada de elefantes, un coche se para junto al nuestro para decirnos que hay leones más adelante. 
Salimos disparados hacia allí hasta encontrarnos un montón de coches parados. No resulta tarea fácil pero conseguimos ver a una familia de 4 hembras y un macho. 
Ya sólo nos queda el leopardo!!
La ruta de hoy nos permite conocer el coqueto campamento de Skukuza y el área de Nkukula donde comemos unos bocadillos.
De vuelta al campamento y cerca de las puertas, encontramos una gran charca llena de hipos, babuinos y muchas aves de llamativos colores.

 
Esta noche cenaremos barbacoa. Todas las casitas disponen de la suya y cuando los últimos rayos de luz desaparecen, todos se disponen a preparar sus barbacoas. 

Compramos carbón, chuletas, salchichas y un vinito del Cabo que no tardamos en devorar con gran satisfacción.
Tras la cena decidimos dar un paseo por los jardines del campamento hasta que algo me golpea en la cabeza. Pienso que se trata de algún fruto pero al alumbrar con mi linterna, veo un gran lagarto amenazante que no cesa de atacar nuestros pies desnudos.
Nos cuesta un rato dejarlo atrás.

Llegamos ahora a las vallas que delimitan y protejen el campamento donde unas turistas alumbraban con sus linternas a la zona exterior donde se oían ruidos de animales. 
De pronto una gran hiena sale de entre la maleza y se estrella contra la valla frente a nosotros. Las linternas de las turistas salen despedidas entre gritos de terror mientras nosotros nos quedamos petrificados ante la escena que hemos vivido a poco más de un metro.
Será mejor que nos vayamos a dormir; aquí los peligros están demasiado presentes.

A las 6 ya estamos de safari. 
Lo más destacable que vemos antes de desayunar es un gran león macho cruzando un río en la lejanía. 
Al volver al campamento a desayunar, nos informan de que tenemos alojamiento en Letaba, a unos 165 km al norte. 
Mientras desayunamos, planeamos la ruta a seguir en nuestro mapa. Hay que tener en cuenta que no podemos circular a más de 50km/h, lo que sumado a las numerosas paradas para ver los animales, hay que calcular bien las distancias y los tiempos. 
No llegar a tiempo a los campamentos, puede suponer una dura sanción económica. 

Según vamos avanzando hacia el norte, el ambiente es más seco y no se ve tanta fauna.
Los elefantes serán los protagonistas principales en el día de hoy. 
Un ejemplar nos sorprende al derribar un gran árbol con la única intención de apoderarse de un fruto del tamaño de una nuez al que no alcanzaba con su trompa.

Tras el avistamiento de otro rinoceronte en la lejanía ,visitamos el campamento de Olifant donde tomamos un café y disfrutamos de unas espléndidas vistas al parque.
Nos separan 30 km de nuestro campamento, en el transcurso de los cuales viviremos dos nuevos incidentes con los elefantes. 
En primer lugar, al observar un gran ejemplar solitario que se acerca por nuestra izquierda y al que pretendemos hacer las fotografías de rigor. 



Mientras estábamos detenidos admirando el tamaño del paquidermo, éste comenzó a agitar las orejas y levantar la trompa de forma “mosqueante” lo que me hizo permanecer alerta. 
Afortunadamente, no había parado el motor ya que sin apenas darnos tiempo a reaccionar, se lanzó directamente a por nosotros. Aceleré a tope y salimos de allí inmediatamente con los pelos de punta por el gran susto recibido. 
Hemos aprendido una gran lección.

Más adelante nos encontramos con una gran caravana de coches prácticamente parados. 
Pero qué hacen? Es tarde y van a cerrar las puertas del campamento!! Pronto descubrimos la causa: un gran elefante ha decidido hacer su ruta por medio de la carretera y por supuesto nadie se atreve a adelantarlo….por si acaso.
De pronto, un enorme vehículo que venía de frente, se cruza en la carretera para tratar de disuadir al elefante. Este se detiene y parece evaluar sus posibilidades ante el estupor de todos los presentes que observan la escena sin respirar. Finalmente el elefante decide abandonar la carretera ante el suspiro de alivio de todos los espectadores.

Ya estamos en el campamento. Hoy repetiremos barbacoa y a dormir.
Nos levantamos a las 7 y hoy parece que no habrá suerte: no hay sitio para dormir en el  parque así que decidimos salir por la tarde y mañana ya veremos.. 
Mientras desayunamos, un pequeño y atrevido pajarillo comparte la tarta con nosotros. 

Los ríos se encuentran secos por esta zona y aunque vemos animales, no hay la concentración que hemos encontrado en otras zonas. 
Así todo, vemos jirafas, elefantes, cebras, ñus, hipos, antílopes, etc, etc.
Tras otra parada en Olifant, nos dirigimos a la puerta de Orpen tratando de buscar un alojamiento cercano. 
No resulta sencillo ya que las ciudades que figuran en nuestro mapa no dejan de ser poco más que cruces de camino sin ninguna infraestructura turística y los alojamientos baratos se encuentran cerrados en estas fechas.

Finalmente decidimos volver a Hazywiev a pesar de que estamos un poco lejos y conducir de noche es toda una aventura debido a que las carreteras no disponen de líneas ni iluminación, los vehículos no llevan luces, hay mucha gente andando por las carreteras y en cualquier momento, un animal se puede cruzar en tu camino.
A pesar de todo, sobre las 7 de la tarde llegamos al hotelillo y tras cenar algo en un italiano cercano, nos vamos a dormir.
Estamos bastante cansados.

1- Un viaje por el Africa austral.
2- Llegada a Johannesburgo
3- Parque nacional Kruger.
4- Aventuras en Kruger.
5- Cañón del río Blyde.
6- Cataratas Victoria. Zimbawe.
7- Kasane,la puerta del Chobe. Botswana.
8- Atardecer en el Chobe.
9- De Kasane (Chobe) a Maun (Okawango) en transporte público. 10-De safari por Moremi. Okawango.
11-Nuestro encuentro con el leopardo. Moremi.
12-Del Okawango a Namibia en bus.
13-Llegada a la costa namibia.
14-Cape Cross,colonia de leones marinos.
15-Dunas de Sossusvlei.
16-Cañón del río Fish.
17-Johannesburgo,final de viaje.


No hay comentarios :