15 agosto 2012

Soweto.Johannesburgo,punto final.

Nos espera un largo recorrido por carretera. Un gran autobús de dos plantas será el encargado de devolvernos a nuestro punto de partida hace ya más de tres semanas, Johannesburgo.
Salimos de Windhoek a las 6 de la tarde y llegamos a Upingtone a las 5,45 donde permanecemos parados casi dos horas. Previamente, hemos parado en la frontera para formalizar los trámites sin ningún tipo de problemas.
El viaje discurre entre cabezadas, cafés servidos por las azafatas del autobús y breves paradas para estirar las piernas hasta que a las 5,30 de la tarde, llegamos a Jo´burgo.
Ha sido prácticamente todo un día de viaje.
Hemos conocido a una chica alemana que viaja sóla y que nos pide la acompañemos hasta un cajero ya que necesita sacar dinero. Realmente, no es una ciudad que inspire demasiada seguridad por lo que la acompañamos hasta que se monta en un taxi para dirigirse a su alojamiento.
A pesar de ser de día, he de confesar que las sensaciones que sentí en esa ciudad no las había sentido en ningún otro lugar del mundo por lo que decidimos llamar a Estela, la propietaria de la casa donde nos alojamos, para que nos viniera a buscar a la estación de autobuses para llevarnos en su coche.

Cuando Estela llegó y montamos en su coche, se produjo un incidente que nos dejó clara la situación de inseguridad que se vive en la ciudad.
Mientras estábamos parados en un semáforo, un chico apareció en la carretera para dirigirse directamente hacia nosotros; cuando estaba a unos 4 metros, Estela aceleró a tope y no dudó en saltarse el semáforo en rojo hasta el punto de casi atropellar al individuo que se acercaba a nosotros.
A pesar de  nuestras preguntas, no recibimos ningún tipo de explicación; de cualquier forma, creo que había quedado bastante claro.

Cuando llegamos a casa, nos sentimos a salvo. La zona es mucha más tranquila y como ya la conocemos, decidimos ir a cenar a un restaurante cercano, el Copacabana donde tratamos de reponernos del duro día de viaje.
Aún disponemos de casi dos días completos para visitar algo de Jo´burgo por lo que hablamos con Estela para visitar mañana el barrio de Soweto con un guía de la zona.
A las 10 de la mañana pasan a buscarnos para recorrer los 24kms que nos separan de esta gigantesca área que alberga entre 3 y 4 millones de personas que viven aún a día de hoy en unas condiciones de hacinamiento deplorables.
Durante toda la mañana estuvimos visitando distintos puntos de esta urbe construída en tiempos del apartheid para dar cobijo a los africanos de raza negra.

Visitamos el mercado, la casa de Mandela, el museo sobre el apartheid y las revueltas del 76 que se saldaron con más de medio millar de muertos y para finalizar, con la compañía de un guía local de Soweto, visitamos las casas donde actualmente viven. Los urinarios colectivos son compartidos por miles de personas.
Finalizada la visita, nos dejan en el mercado más grande de Sudáfrica para hacer las últimas compras antes de que mañana tomemos nuestro vuelo de regreso. 
Tras nuestra última cena en el continente africano, nos retiramos a nuestros aposentos.
Nuestro último día transcurrirá entre compras, cambios de dinero y un pequeño homenaje a la hora de comer. Lo haremos en el restaurante Basket Ocean, a base de chipirones a la plancha, langostinos, arroz y un pescadito a la plancha, todo ello regado con un vino blanco del Cabo al que nos estamos acostumbrando.
Ya son las 4 y a las 5 hemos quedado con Estela para que nos lleve al aeropuerto.
Es hora de irvolviendo por última vez a “casa”.



1- Un viaje por el Africa austral.
2- Llegada a Johannesburgo
3- Parque nacional Kruger.
5- Cañón del río Blyde.
6- Cataratas Victoria. Zimbawe.
7- Kasane,la puerta del Chobe. Botswana.
8- Atardecer en el Chobe.
10-De safari por Moremi. Okawango.
11-Nuestro encuentro con el leopardo. Moremi.
14-Cape Cross,colonia de leones marinos.
15-Dunas de Sossusvlei.
16-Cañón del río Fish.
17-Johannesburgo,final de viaje.

2 comentarios :

Antonio Ruiz dijo...

Hola campeón!!!

Pues ya tenemos el final del viaje. Supongo que habrá sido de los más apasionantes. No he podido leérmelo todo.

Ahora a preparar el siguiente, que creo recordar falta tan sólo unos días. Ya nos contarás a tus seguidores.

Un abrazo enorme.

aitor dijo...

Me alegro de que te sigas arrimando por este rinconcito de vez en cuando.

Un placer haber tenido la oportunidad de conocerte en persona.
Sólo por detalles cómo ese,ya merece la pena el esfuerzo que requiere el blog.

Un abrazo.