04 agosto 2014

Llegada a Jackson Hole. Más de 24 horas de viaje.



 
Las siluetas de las escarpadas montañas se adivinaban a la tenue luz de la luna cuando nuestro avión comenzó las maniobras de aterrizaje. Era una pena no poder admirar el paisaje a plena luz del día pero aún así, hacerlo de noche también tenía su encanto.


Cuando por fin pusimos pie en tierra, nos encontramos con el pequeño pero coqueto aeropuerto de Jackson Hole
Mientras unos se ocupaban de recoger el equipaje, otros nos dedicamos al papeleo para hacer efectiva la reserva de un coche para los próximos 17 días. 
Finalmente nuestro compañero de viaje será un Ford Flex.
En las mismas oficinas de Avis hicimos los trámites oportunos para contratar un conductor adicional y un seguro que incluyera posibles daños a lunas y bajos durante nuestro viaje. 
Debo señalar que a día de hoy, un mes después de nuestra vuelta, mantenemos abierta una disputa con la empresa Avis por el cobro indebido de 300$ que aún no nos han devuelto.  Considero una obligación alertar a cualquier viajero interesado en alquilar un vehículo, de las prácticas habituales de esta empresa.



Tras más de un mes escribiendo decenas de correos, llamadas teléfonicas y quejas públicas en foros de viajes, hemos recibido por parte de Rentacaramérica, la confirmación de la devolución de los 300$. Habría otras muchas cosas que discutir como tasas de aeropuerto y otros impuestos que no acabamos de entender y que Avis nos cobró a nuestra llegada a pesar de estar ya pagadas pero daremos el tema por concluido.
De las malas prácticas de Avis y de su silencio e incapacidad de solucionar un claro error cometido hacia sus clientes, hemos tomado buena nota. No les quepa la menor duda de que han perdido para siempre, al menos, seis clientes.

Tras entregarnos las llaves e indicarnos por dónde llegar al parking donde se encontraba nuestro vehículo, nos dirigimos con nuestro equipaje, en su busca. No tenía demasiado maletero pero como tampoco llevábamos excesivo equipaje, sería suficiente. 

Cansados y con ganas de llegar ya a nuestro hotel para descansar del largo viaje, montamos en nuestro coche para recorrer las diez millas de distancia que nos separan de nuestro destino, el hotel Elk Country Inn donde hace ya meses que reservamos una habitación para seis personas por 149€.
Hace más de un día desde que nuestro despertador sonó a las 5 de la mañana.
Salimos de Bilbao, a las 7,15, rumbo a Franckfort desde donde despegamos a las 13,10 para llegar a Chicago sobre las 21,30 (14,30 hora local).
Ya sólo nos quedaba coger el último vuelo que saldría a las 20,25 y tras casi tres horas, llegaríamos por fin a nuestro destino: Jackson Hole.
De nuevo debíamos retrasar una hora nuestros relojes para que marcaran las 22,15, hora válida en nuestro destino (9 horas menos que en nuestra ciudad de origen,Bilbao).

A las 11 de la noche, estábamos ya en las puertas de nuestro hotel, gracias a la impagable labor de nuestro GPS que cumplió a la perfección durante todo nuestro recorrido. En esta ocasión empleamos el Sygic, una aplicación GPS para nuestra tableta android, que nos permitió movernos por el país sin problemas.
Sin tiempo para más, caímos derrotados en nuestras camas. El largo viaje había finalizado y todos deseábamos que amaneciera para comenzar la aventura.

Pero necesitábamos descansar unas horas para reponer fuerzas antes de visitar el Grand Teton y la zona sur de Yellowstone….

DIA-1
Ruta realizada: Bilbao-Franckfort-Chicago-Jackson Hole-Elk Country Inn Hotel.
Ruta en coche: Aeropuerto Jackson Hole- Elk Country Inn Hotel.
Kilómetros realizados en coche: 16.


 

3 comentarios :

Tawaki dijo...

Se ve que la calidad de AVIS baja por momentos. Hace un par de años nos robaron en el coche en Francia. Como teníamos seguro, reclamamos. Después de ocho intensos meses de emails y llamadas conseguimos una indemnización ridícula con la que me sentí estafado.

El problema es que no hay muchas opciones y se aprovechan de los clientes.

aitor aitor aitor dijo...

Pues sí Tawaki, lo de Avis no tiene nombre. Es insultante su desinterés,su falta de ética profesional y su nula capacidad para resolver los problemas.

Finalmente parece que nos devuelven el dinero pero no por su parte sino por las gestiones llevadas a cabo por Rentacaramerica.

Para mí, Avis ya no existe.

Tawaki dijo...

Eso mismo hice yo con Hertz, por un problema tonto. Al final tendremos que conformarnos porque no creo que exista la compañía de alquiler perfecta. Sólo nos queda reclamar y que al menos quede por escrito.