29 septiembre 2014

MOAB- UTAH. Dead Horse Point y Canyonlands.


La jornada de hoy la dedicaremos a visitar Dead Horse Point y el Parque de Canyonlands. Ambos puntos se encuentran cerca de Moab así que hoy no haremos demasiados kilómetros en coche, tan sólo 222.
Seguimos en el estado de Utah, donde se encuentra este espectacular meandro formado por el río Colorado muy cerca de Canyonlands y que constituye una parada obligatoria para todos aquellos que se acercan a esta zona.

Lo primero que nos llamará la atención será el curioso nombre con el que se le ha bautizado: “ El Punto del Caballo Muerto”. 
Se dice que allá por el siglo XIX, los vaqueros conducían hasta este lugar manadas de caballos salvajes que quedaban atrapados entre los escarpados acantilados. En una de estas jornadas, por motivos desconocidos, eligieron sólo a los mejores caballos dejando al resto abandonados, atrapados, sin agua y sin esperanzas de supervivencia.
Según reza la leyenda, los fantasmas de aquellos caballos vagan aún en la actualidad por la zona, dejando oír sus gritos lastimeros mezclados con el viento y dando nombre a este espectacular meandro formado por el río Colorado.



 
Tras pagar los 10$ que cuesta la entrada por coche, aparcamos el vehículo antes de llegar al final de la carretera para hacer a pie un recorrido hasta los miradores bordeando el cañón por su lado derecho. Un sorprendido coyote se cruza en nuestro camino poniendo de inmediato pies en polvorosa.


Una vez más, las vistas nos dejan sin palabras mientras vamos recorriendo y descubriendo desde varios ángulos, las peculiares formaciones creadas por el río Colorado a lo largo de millones de años.


El parque no es grande y la visita no se prolonga demasiado; en apenas hora  y media  damos por finiquitado este parque y nos acercamos hasta el cercano Canyonlands (la entrada está incluida en el pase anual).
Canyonlands está dividido en dos zonas principales a las que podríamos añadir una tercera ubicada al oeste del parque y denominada Maze
Las otras dos, se encuentran al norte (Island in the Sky) y al sur (Needles). Visitar ésta última requería un largo desplazamiento en coche por lo que preferimos dedicarnos con tranquilidad a explorar la zona norte, Island in the Sky. 
Los cañones formados por el río Verde y el Colorado ofrecían suficientes atractivos para pasar allí lo que nos quedaba de día.

Comenzamos tomando una carretera que encontramos a la izquierda llamada Shafer Trail Road y que prometía fascinantes sensaciones ya que descendía hasta el río serpenteando entre los agrestes acantilados. La pista era de tierra y su estrechez imposilitaba el paso de dos vehículos. Todo esto unido a la inexistencia de protección alguna entre nosotros y el abismo, provocó que diéramos la vuelta ante la posibilidad de toparnos con algún coche que viniera de frente. Pensar en quién daría marcha atrás en busca de un sitio donde pudieran pasar dos coches, ponía los pelos de punta.
A pesar de que el grupo se hallaba dividido y algunos querían continuar, finalmente se apiadaron de los que sufríamos de vértigo y accedieron a dar la vuelta en cuanto tuvimos oportunidad, sacar una foto del profundo valle y dar marcha atrás.


Desechada esta peligrosa ruta, nos dispusimos a visitar los puntos más habituales del parque: Mesa Arch, Buck Canyon Overlook, Grand View Point Overlook, Totem Pole, Green River Overlook y Whale Rock.


Como siempre, hicimos una pequeña parada sobre las 3 de la tarde para comer unos bocadillos antes de seguir la visita. 
Tengo que confesar que gracias a la nevera que compramos el primer día y que llenábamos de hielo antes de salir cada mañana, ese momento mágico de tomarte una cerveza fría mientras contemplabas esos paisajes sobrenaturales a más de 30ºC, se convirtió en un rito casi sagrado e indescriptible.
El día se agotaba y nosotros con él. Era la hora de volver al pueblo, comprar carne para la barbacoa y volver a casa para darnos un baño en la piscina mientras las últimas luces de la tarde iluminaban de fuego las rojizas rocas de las montañas que nos rodeaban. 
Placeres difíciles de describir…
Pero aún nos quedaba un relajante baño en nuestro jacuzzi particular antes de que una apetecible cinta de costilla, se acabara de dorar en la barbacoa de la terraza mientras los hielos de nuestros kalimotxos se deshacían lentamente con los 24º de temperatura que nos regalaban los templados aires de este rincón del mundo. 
¿Se puede pedir más?



Si no hay contratiempos, mañana penetraremos en territorio "Navajo" para descubrir Monument Valley.


 

4 comentarios :

Tawaki dijo...

Una colección de fotos y de recuerdos impresionante la que os habéis traído de este viaje imprescindible.

aitor aitor aitor dijo...

Si yo te contara las fotos que nos hemos traído.......;-))

crucerin dijo...

El parque de Canyonland se empieza a parecer al Cañón del Colorado. Es otro parque para apuntar en la lista, se va a hacer interminable ;)

aitor aitor aitor dijo...

Pues sí, Dead Horse Point y Canyonlands son dos parques que si los unimos a Arches, ya justifican sobradamente una visita a esta zona.
Saludos!!!