29 enero 2015

PUESTAS DE SOL ( I ). Atardecer en el lago Langano.




"Era un suspiro lánguido y sonoro 

la voz del mar aquella tarde... 
El día, no queriendo morir, 
con garras de oro 
de los acantilados se prendía. 
Pero su seno el mar alzó potente, 
y el sol, al fin, como en soberbio lecho,
hundió en las olas la dorada frente, 
en una brasa cárdena deshecho."

Manuel Machado

18 enero 2015

Parque Nacional Tijuca.



Si hablamos de playas como Ipanema o Copacabana, del Cristo del Corcovado, del Pan de Azúcar o del mismísimo Maracaná, sería difícil encontrar a alguien que no supiese de qué ciudad estamos hablando. Sin embargo, si dijéramos que hemos ascendido al Pico Tijuca, el punto más alto del Parque Nacional Tijuca, con toda seguridad muy pocos serían capaces de ubicar nuestra localización.

Así es, a pesar de que con sus 3300 hectáreas es considerada la selva urbana más grande del mundo y ser declarada Reserva de la Biosfera en 1991, muy pocos visitantes se aventuran a realizar alguna de las numerosas rutas con las que cuenta el parque y que permiten disfrutar a fondo de las exuberantes características de la mata atlántica, de su fauna y de unas grandiosas vistas de la ciudad.

Como ya habreís adivinado, nos encontramos en la ciudad brasileira por excelencia en la que los carnavales, el fútbol, el Cristo o sus bellas playas y sus esculturales playistas pugnan en dura lucha por erigirse en el principal atractivo de la ciudad: Río de Janeiro.

07 enero 2015

Humedal de Saldropo, cascada de Uguna y el hayedo de Otzarreta.


En un recóndito rincón, al abrigo de las majestuosas Peñas de Atxuri y secretamente protegida por legendarias y centenarias hayas repletas de historias jamás contadas, se encuentra oculta la cascada de Uguna. No se trata de una espectacular caída de cientos de metros ni mucho menos pero la belleza del entorno en el que se encuentra, hace de ella una interesante visita.

No es extraño escuchar de boca de numerosos excursionistas, asegurar que han sido incapaces de dar con la ubicación exacta de esta pequeña cascada a pesar de haber pasado muy cerca de ella. 
En no pocas ocasiones, el cautivador sonido que produce el agua al salvar el desnivel de 35 metros con el que se encuentra en su camino el pequeño arroyo de Uguna, se convertirá en el insolente delator de su existencia.