06 junio 2016

PRESUPUESTO TOUR DE 8 DIAS POR MONGOLIA.


Dado que he recibido varias consultas respecto al coste del tour que hice por Mongolia en el 2013, paso a describir nuestro presupuesto desde que llegamos a Ulan Bator hasta que nos despedimos del país, ocho días más tarde.
Pensaba que ya lo había reflejado en los artículos que escribí en su día pero me han hecho ver que no lo hice, así que ahí va...
Como ya escribí anteriormente, llegamos a Ulan Bator procedentes de Ulan Ude, localidad rusa ubicada entre el gran lago Baikal y la frontera con Mongolia. Habíamos llegado hasta allí a través del mítico transiberiano en el que pasamos varios días y recorrimos más de 5000 kilómetros.
El autobús desde Ulan Ude a Ulan Bator nos costó alrededor de 30€ y casi doce horas de viaje.




Una vez en Ulan Bator, una furgoneta de la agencia Khongor, con la que habíamos acordado nuestro tour por Mongolia, se acercó hasta la parada de autobuses para llevarnos hasta sus oficinas.
Hay que tener en cuenta que éramos 11 personas por lo que este presupuesto sólo servirá de referencia si os juntaís un mínimo de 4-5 personas para llenar una furgoneta; en nuestro caso negociamos dos vehículos con dos conductores y un guía. Si viajaís en solitario o en pareja y estaís dispuestos a compartir ruta con otras personas, podeís consultar si tienen alguna salida concertada para vuestras fechas y queda alguna plaza libre.




Nosotros nos movemos en plan mochilero y nos alojamos en sitios baratos pero en la capital se pueden encontrar hoteles aceptables. Lejos de Ulan Bator no espereís demasiados lujos.
La agencia Khongor dispone de algunas habitaciones para dar alojamiento a sus clientes antes de comenzar los tours pero en esas fechas no había sitio.
Así pues, la primera misión era encontrar un alojamiento para el día de nuestra llegada.
Khongor nos ofreció un hotel cercano a sus oficinas con los siguientes precios:
  • una habitación triple por 25$
  • dos habitaciones cuádruples por 28$ cada una
El hotel se llamaba Mandhukai y a pesar de que estuvimos buscando alguna referencia por internet, nos resultó imposible encontrar nada.
El Mandhukai es un hotel muy básico, con el baño compartido y muchas de sus duchas sólo disponen de agua fría. Sólo apto para pasar una noche sin ningún tipo de pretensiones.
El precio real era mucho más bajo y si lo hubiéramos reservado directamente, no hubiéramos pagado más de un par de euros por persona.

Una vez alojados, acudimos a la oficina de Khongor donde nos explicaron todo lo relativo al circuito que íbamos a comenzar al día siguiente.
El precio desglosado sería éste:
  • traslado en dos vehículos desde la estación de autobuses al hotel  16$
  • transporte al Parque Nacional Khustai en dos furgonetas con una guía en inglés, todas las comidas y alojamiento en yurtas de gente local. También incluidas la visita al festival Naasdam en Lun, excursión a caballo por la estepa y entradas al parque. 90$ persona/día. Estuvimos dos días.

 
  • transporte al Parque Nacional Terelj en nuestras furgonetas, entradas, guía de habla inglesa, comidas y alojamiento en yurtas en campamento turístico (disponíamos de luz), 65$ persona/día. Estuvimos dos días.

 
  • transporte al Parque Nacional Gun Galuut con nuestra guía y conductor, comidas y alojamiento en campamento turístico más confortable ya que no sólo disponíamos de luz sino que incluso teníamos dos horas de agua caliente en las duchas y un elegante restaurante. 68$ persona y día. Estuvimos dos días.

  • regreso a Ulan Bator

 
  • alojamiento en el hotel Mandhukai, 7$ persona.
  • transfer al aeropuerto en dos furgonetas, 36$

Sumando todos los conceptos desde nuestra llegada a Ulan Bator, el total ascendió a 468$ por persona que en aquellos momentos equivalía a unos 400€.

Durante todo el circuito apenas tienes gastos ya que no tienes ni tiempo ni lugares donde hacerlos así que los únicos gastos extras tuvieron lugar en la capital durante nuestro último día que dedicamos a hacer algunas compras de los típicos recuerdos y un pequeño homenaje que nos pegamos en el restaurante Caucasian donde comimos una excelente carne oportunamente regada con vino y cervezas. La cuenta ascendió a unos 20€ por cabeza.

Hoy, tres años después de nuestro paso por esas agrestes tierras, sigo deleitándome con las fotografías que me traje de recuerdo y que no hacen sino reafirmarme en la idea de que Mongolia ha sido el país más salvaje, rudo y desconcertante que he tenido oportunidad de conocer. Hasta cuando permanecerá en ese estado virginal es algo que no me atrevo a adivinar. 
Lo único cierto es que nosotros la disfrutamos en directo y eso es algo que no olvidaremos...





2 comentarios :

Tawaki dijo...

Lo vuestro es que no tiene nombre. Creo que elegir destinos como éste es una de las diferencias entre ser viajero y turista. Ojalá pueda yo emularos algún día.

aitor aitor aitor dijo...

Realmente las condiciones no son para cualquiera pero a nada que tengas un poco de espíritu aventurero, son experiencias que nunca se olvidan.
Es un viaje en el que te integras con el estilo de vida de la zona, sí......o sí!!