01 diciembre 2009

OTOÑO,CARNAVAL EN EL BOSQUE




Como cada año, no falto a la cita otoñal con mis bosques favoritos. En estas fechas, lucen sus mejores galas y no dudan en adornarse con hojas doradas, frutos, rocíos, nieblas y todo el vestuario típico de estos días. 
Para mi gusto, es sin duda el mejor momento para adentrarse por sus senderos acolchados con las hojas ya caídas sembrando el suelo de un característico color que camufla los hongos propios de estos meses, auténticas delicias que dotan a cualquier plato de un profundo sabor a bosque.


A todo este espectáculo de color, se une frecuentemente una temperatura aún agradable y que permite explorar los bosques repletos de carboneros, herrerillos, pinzones, palomas, abubillas, zorzales y muchas otras especies representativas de estos hábitats. 
En más de una ocasión, me ha sorprendido algún corzo o algún ciervo despistado o quizá demasiado cansado tras cumplir con la ardua e ineludible tarea del “berreo”; incluso en algún día cubierto por la densa niebla, nos hemos encontrado de frente a escasa distancia provocándonos un sobresalto recíproco y una inmediata retirada del camino del otro.

Tampoco es extraño toparse con algún jabalí durante nuestros paseos y mucho más fácil aún, será ver sus rastros en los terrenos removidos con sus potentes patas y hocicos. 
Las ardillas corretean por los árboles en busca de semillas y de los frutos con los que obsequia el bosque en estas fechas.
No queda mucho para que los duros días de invierno lleguen hasta aquí y lo tornen todo de un blanco inmaculado que hará mucho más pesada nuestra visita y mucho más dura la vida de sus habitantes. 
Es por ello, por lo que hay que aprovechar los bondadosos días otoñales para acercarse a estos pequeños paraísos aislados del ruido y de las prisas cotidianas y aprender a observarlo, a disfrutarlo y sobre todo a cuidarlo porque en definitiva estoy convencido de que de su futuro depende el nuestro!!



No hay comentarios :