16 diciembre 2012

De Calafate a Ushuaia.


El día de hoy es de transicción. Nuestro vuelo hacia Ushuaia está programado para las tres de la tarde y cada uno quiere agotar las últimas horas en Calafate de una forma diferente.

Mientras unos optan por dar una vuelta por sus calles y aprovechar para hacer alguna compra, otros repetimos visita a la laguna Nímez.
Desayunamos tranquilamente en nuestro hostel y encargamos que nos reserven dos taxis para que nos lleven al aeropuerto,a las 13 horas.


Antes de nada, tenemos que devolver el coche en la oficina de Servicar, donde nos comentan que la avería de nuestro primer coche se debió a suciedad en el combustible por lo que deducimos que los anteriores clientes llenaron el depósito en El Chaltén
Parece que las advertencias que nos dieron no eran gratuitas. Ojo con la calidad de la gasolina


Solucionados todos los trámites, me dirijo a la laguna aunque hoy hace viento e incluso el día amenaza agua por lo que el paseo no resulta tan agradable como el anterior.
Me encuentro sólo en el parque y mi primer encuentro es con los gavilanes cenicientos que se encuentran posados en el carrizo ya que el viento les imposibilita levantar el vuelo. Unas escandalosas bandurrias comparten espacio con ellos.

Un compañero de grupo no tarda en llegar y juntos completamos el recorrido acompañados ahora por un sol que se empeña en hacerse hueco entre las nubes.
Volvemos a ver numerosas especies entre las que recuerdo fochas, patos, cisnes, las dos gaviotas residentes en la laguna (la cocinera y la capucho café), loicas, flamencos, etc, etc.
A la salida, charlamos un rato con el chaval encargado del centro, quien nos comenta que han logrado recuperar el humedal tras muchos esfuerzos y gracias a la colaboración de los turistas que acuden a visitarlo ya que con el pago de su entrada sufragan todos los gastos de mantenimiento.
También nos comenta que hace unos años y debido a un gran deshielo, quedó inundada toda la zona. 




Sin darnos cuenta, era hora de volver al hostel para ir al aeropuerto; nuestro paso por esta zona había llegado a su fin.
Los taxis nos esperaban y en apenas 20 minutos nos llevaron hasta el aeropuerto (100$ por taxi).
No debemos olvidar que a la salida de Calafate se debe pagar una taxa de 48$ por persona antes de facturar.
Aerolíneas Argentinas vuelve a cumplir con el horario establecido y en apenas una hora, aterrizamos en una nublada y fría Ushuaia.


Dos taxis nos acercan a nuestro alojamiento, Hostel La Posta, que resulta encontrarse muy cerca del aeropuerto.
Un amable personal nos recibe y acompaña hasta nuestro apartamento para 6 personas. Se respira un buen ambiente y nuestro alojamiento nos sorprende por su elegancia y confort.
Contamos con un apartamento de dos pisos y provisto con todo lo necesario para pasar confortablemente los próximos días. 
Su precio será de 650$ diarios.
Como único dato negativo diremos que está un poco lejos del centro aunque el autobús, para frente al hostel.


Tras acomodarnos, decidimos ir al centro andando para tomar contacto con la ciudad y preparar los planes para los próximos días.
Tardamos unos 30 minutos en llegar al centro donde nos informamos acerca del alquiler de dos vehículos. Los más baratos cuestan 329$ diarios pero no les queda ninguno; los medianos salen por 397$ pero si los cogemos para tres días nos los dejan por 329$. Quedamos en pensarlo más detenidamente.

Continuamos paseando y parece que el día va despejando mientras nos acercamos a los puestos donde ofertan la navegación por el canal Beagle
Preguntamos en los que están abiertos y dos de ellos nos ofrecen lo mismo: navegación por el canal parando en la isla de los lobos y de los pájaros más un paseo de unos 45 minutos por una isla desierta, por 270$.
Las Tres Marías ofrece una parada en la isla H donde se pueden ver cormoranes y otras aves pagando un poco más,350$.
También estábamos interesados en visitar la isla Martillo donde habitan los pingüinos pero nos comentan que apenas han llegado unas pocas parejas así que desistimos. La agencia Pira es la única que desembarca en esta isla.


Todas las agencias nos advierten del mal tiempo que se aproxima y de la conveniencia de hacer la navegación cuanto antes.
No tenemos muy claro si los pronósticos del tiempo son ciertos o simplemente era una manera de presionar por parte de las agencias para que tomemos una decisión rápida y reservemos con ellos así que decidimos ir a tomar algo para discutir y acordar una decisión con más calma.

Tras valorar los pros y contras decidimos en primer lugar, contratar los dos coches medianos para los tres días que estaremos por la zona ya que además nos ofrecen la posibilidad de entregarlos en el aeropuerto sin cargos adicionales.
Con respecto a la navegación decidimos presentarnos mañana a primera hora sin reservar nada anticipadamente y si es posible, navegar con las Tres Marías que nos brinda la posibilidad de ver cormoranes en la isla H.


Con tanta deliberación, es la hora de cenar y lo hacemos en un tenedor libre donde además de numerosos y variados platos, hay también cordero y carne a la brasa. La cena con dos botellas de vino y dos de agua nos sale por 800$ (6pax).
Es la hora de ir a dormir y en esta ocasión, pillamos el autobús A (2,75$) que es el que para frente al hotel. En poco más de 10 minutos estamos en nuestro alojamiento.
Mañana alquilaremos el coche para los próximos tres días; por la mañana haremos la navegación por el canal y visitaremos la ciudad.  
Para los próximos días queremos visitar el Parque Nacional Tierra del Fuego y dedicar otro día al paso Garibaldi,el Lago Escondido y el Lago Fagnano.
Más o menos tenemos claros los planes para los días venideros…


Próximo capítulo: Ushuaia. Tierra del Fuego.

No hay comentarios :