05 octubre 2014

Goosenecks, Mexican Hat y Monument Valley. UTAH-ARIZONA


Durante la octava etapa del viaje nos desplazaremos entre Moab y Page, visitando de camino Goosenecks, Mexican Hat y Monument Valley
Haremos un total de 484 kilómetros en coche hasta llegar a nuestro destino final, el Motel 8 en Page, donde dormiremos las dos próximas noches.



Hoy tocaba abandonar la que fue nuestra casita los dos últimos días en Moab, un bonito y confortable apartamento por el que habíamos pagado unos 30€ por persona y día. Tanto sus comodidades como su enclave resultaron perfectos y como la experiencia fue sumamente gratificante, dejo el enlace de la web donde lo reservamos por si a alguien le interesara:



Tras desayunar y echar gasolina, partimos hacia el sur atravesando la pequeña localidad de Bluff antes de llegar a nuestro primer destino: Goosenecks.
Allí encontramos a la entrada, un pequeño buzón donde echamos los 2$ que cobran por coche.
Describir el escenario donde el río San Juan muestra la lenta y trabajada obra ante la que nos encontramos, supondría tener que recurrir a adjetivos que por repetidamente usados, me parecen ya inservibles: espectacular, majestuoso, grandioso, impresionante, magnífico, espléndido……. 
Desde nuestra privilegiada atalaya, admiramos en silencio la belleza del lugar. La parada no lleva mucho tiempo ya que se reduce a un mirador desde donde te deleitas con las vistas que ofrecen los meandros.



Seguimos ruta hacia Mexican Hat, una curiosa formación rocosa que se asemeja a un sombrero mexicano pero que comparado con las maravillas que estamos viendo, consideramos una simple y anecdótica parada en el camino.


Tomamos rumbo a Monument Valley a través de la carretera 163, mientras los numerosos motoristas que invaden las carreteras de esta emblemática zona, nos saludan a su paso.
No dejan de sorprendernos la gran variedad de motos y accesorios, algunos de ellos más llamativos que la propia moto, que conducen con toda la naturalidad del mundo. 
No sé si yo sería capaz de hacerlo....



Las vistas a Monument Valley desde esta carretera son extraordinarias y obligarán a hacer numerosas paradas para hacer las correspondientes fotografías. 
Una de las paradas “inevitables” será la célebre milla 13 donde Forrest Gump dejó de correr. 
Nos encontramos en el escenario donde se rodaron películas tan representativas como “La Diligencia” o “Ford Apache” entre muchas otras.




Finalmente entramos al parque donde se pagan 20$ por vehículo, hasta un total de 4 personas; por cada persona extra, se pagan 6$ más. 
Nosotros como somos 6 pagaremos 32$.
Este parque está gestionado por la nación Navajo y los rostros que encontraremos a lo largo de las instalaciones no dejarán lugar a dudas de su origen indio.
Lo primero que hicimos fue parar frente al View Hotel para tomarnos un refresco mientras admirábamos desde sus terrazas, la belleza del lugar. 

Acto seguido, comenzamos a recorrer la pista de tierra que te adentra en el parque a lo largo de unos 27 kms y que te muestra los puntos más importantes perfectamente señalizados. Muchos de estos puntos reciben su nombre por la semejanza de ciertas formaciones rocosas a objetos, animales o personas; nos encontraremos puntos con nombres tan significativos como el elefante, el camello, las tres hermanas, etc.
Durante más de dos horas y media recorrimos las polvorientas pistas que atraviesan Tsé Bii´Ndzisgaii, el nombre navajo de Monument Valley, una vasta llanura de polvo y arena de la que surgen como por arte de magia, crestas, pináculos y rocas de formas inverosímiles que aún hoy conservan rincones sagrados del pueblo navajo. 



Abandonamos este parque ubicado entre los estados de Utah y Arizona para dirigirnos a Page, donde nos alojaremos las dos próximas noches. 
Tras una parada en la localidad de Kayenta, donde aprovecharemos para comer, llegamos a Page con las últimas luces del día.
Nos alojamos en el Motel 8, donde aprovecharemos para darnos un chapuzón en la piscina antes de ir al pueblo para hacer alguna compra y cenar en el Dam Bar & Grille a base de ensaladas, pasta, pollo y cervezas antes de volver al hotel. 
Otra gran jornada ha llegado a su fin.
Mañana visitaremos Bryce Canyon



2 comentarios :

Tawaki dijo...

Un apartamento así y por ese precio es un lujo. Sigo disfrutando a tope con vuestro viaje, maravillándome con las fotos e imaginando una visita en un futuro próximo.

aitor aitor aitor dijo...

La verdad es que nos sentimos muy cómodos en el apartamento. Acostumbrados a alojarnos en nuestros viajes en sitios de nivel bajo-medio, disponer de jacuzzi privado, barbacoa y wifi personal, fue todo una experiencia.