19 octubre 2014

Horseshoe Bend y Antelope Canyon. PAGE. ARIZONA.


Hoy dedicaremos el día a visitar dos puntos cercanos a Page como son Horseshoe Bend y Antelope Canyon, antes de partir con destino al Gran Cañón.
Los dos primeros se encuentran a escasos kilómetros y como queremos visitar Antélope Canyon en las horas próximas al mediodía por ser las que mejores condiciones de luz ofrecen, aprovechamos a dormir un poco más que los últimos días.
En total, recorreremos 321 kms a lo largo de esta jornada.


Ver Page- Horseshoe Bend- Antelope Canyon-Tusayan en un mapa más grande

 
Horseshoe Bend o Curva de la Herradura, es el nombre que recibe el meandro formado por el río Colorado a unos 8 kilómetros al sur de la ciudad de Page.
En el mapa se puede ver el punto exacto donde se encuentra el parking donde deberemos dejar el coche antes de recorrer a pie los aproximadamente 1000 metros que nos separan del mirador. 

El camino se hace duro durante el verano debido al terreno arenoso y las altas temperaturas. Una vez allí, olvidaremos el esfuerzo realizado.
No entraré en detalles para describir este maravilloso rincón porque sería repetirme en adjetivos ya demasiado usados. Y como una imagen vale más que mil palabras, mejor os dejo una pequeña muestra de lo que allí se puede observar.



Tras la visita al meandro y como hacía mucho calor y andábamos bien de tiempo, volvimos a Page para refrescarnos y hacer alguna compra antes de acercarnos a Antelope Canyon al mediodía. 
Hemos decidido visitar la zona de Lower Canyon ya que hay menos aglomeración y no hay que reservar con antelación a diferencia de lo que sucede en el Upper Canyon
Si quieres visitar el cañón por la zona Upper, recuerda que deberás reservar con meses de antelación.
Este parque está gestionado por los indios navajos por lo que no entra en el Anual Pass.
Acompañados de nuestro guía, nos dirigimos hacia la hendidura por la que accederíamos a la oculta grieta que nos iba a sorprender de nuevo, con sus formaciones, texturas y colores. 


Mientras nuestro guía nos daba consejos para sacar las mejores fotografías y explicaciones sobre el lugar que íbamos a visitar, comenzamos a descender a través de unas escaleras que nos introducía de lleno en el estrecho cañón.



Permanecimos alrededor de una hora recorriendo los recovecos de la angosta galería que parecía amenazarnos con aplastarnos. Cientos de fotografías intentaron hacer justicia a la belleza del lugar pero una vez más, no lo conseguimos. Es más, yo diría que el simple hecho de intentarlo constituye una auténtica quimera. 


 











  






 







 

Salimos del cañón por otra grieta aún más estrecha que la de entrada. Por un momento parece que el grupo ha sido engullido por la tierra y lucha por huir de sus fauces hasta que lentamente y uno a uno, vamos saliendo al exterior.



El guía nos llevó de nuevo hasta las taquillas para guarecernos del sol y ofrecernos una botella de agua fría mientras nos solicitaba nuestra impresión acerca de la extraña hendidura que acabábamos de visitar. Tras el intercambio de las oportunas opiniones y consideraciones, nos despedimos de nuestro guía navajo para emprender el camino que nos llevará hasta el Gran Cañón.
 
Tomamos rumbo a Tusayan donde nos alojaremos esta noche y desde donde visitaremos el Gran Cañón del Colorado
Es conveniente saber que durante el 2014, la carretera 89 se encontraba cerrada por obras y la ruta a seguir era la señalizada en el mapa.

La ruta, como siempre, discurrió entre una gran variedad paisajística lo que hizo del viaje un entretenido recorrido a través de desérticos parajes, interminables rectas y curiosas formaciones. Tuvimos que desviarnos hasta la localidad de Tube City con la misión de encontrar un sitio para comer ya que las poblaciones brillaban por su ausencia.



Finalmente llegamos al Gran Cañón, más concretamente a la zona de Desert View
Aprovechando la luz de la tarde recorrimos los miradores de Desert View, Navajo Point, Lipan Point y Moran Point antes de llegar a Grandview Point desde donde veremos cómo el sol se oculta lentamente tras el cañón.

Personalmente diría que la vista más impresionante es la primera pero no refiriéndome a la mía, sino en general, a la que cada uno experimenta al llegar a un lugar con esas dimensiones. 
La primera vez que tienes ante tí ese laberinto de cañones, meandros y escarpadas paredes de roca, es cuando te quedas con la boca abierta y piensas en voz alta: qué maravilla!!!

Desde Grandview Point y mientras esperábamos la llegada del atardecer, descendimos un tramo del camino que se adentra en ese laberinto a través de un estrecho y pedregoso sendero. 
Era el final a nuestra primera jornada en el Gran Cañón.


 



Uno de los momentos mágicos que vivimos durante nuestra visita al Gran Cañón, tuvo lugar cuando encontrándonos sólos admirando las magníficas vistas que se mostraban ante nosotros, comenzamos a oir una maravillosa melodía que se fundía a la perfección con el entorno donde nos hallábamos. 
Nos acercamos lentamente al acantilado hasta descubrir en un pequeño saliente, un grupo de chicos que tocaban y cantaban de forma "celestial". 
Fue un momento realmente inolvidable escuchar aquella actuación en directo entremezclada con el leve susurro del viento, ante un escenario difícilmente superable. Ignoramos si se trataba de un grupo profesional pero podemos dar fe de que sonaban de una forma espectacular.
¡¡¡Sublime!!!




Con las últimas luces del día partimos hacia Tusayan donde se encuentra el Red Feather Lodge donde dormiremos hoy y mañana.
Tras acomodarnos, nos acercamos hasta el Big E Steak House, un elegante restaurante decorado con motivos del viejo oeste y que cuenta con unas grandes pantallas donde se pueden ver documentales y videos de la zona del Gran Cañón. Es el punto final de la jornada.
Mañana dedicaremos todo el día al Gran Cañón delColorado.


2 comentarios :

Tawaki dijo...

Eso es un meandro y lo de más son tonterías. Ya sé que las fotos nunca transmiten la realidad al cien por cien, pero son estupendas.

aitor aitor aitor dijo...

Gracias Tawaki.
Posiblemente si hay algún lugar difícil de reflejar en una fotografía, éste sea el Gran Cañón.
Sus dimensiones hacen imposible plasmar en una imagen lo que ves y sientes en directo.