29 enero 2015

PUESTAS DE SOL ( I ). Atardecer en el lago Langano.




"Era un suspiro lánguido y sonoro 

la voz del mar aquella tarde... 
El día, no queriendo morir, 
con garras de oro 
de los acantilados se prendía. 
Pero su seno el mar alzó potente, 
y el sol, al fin, como en soberbio lecho,
hundió en las olas la dorada frente, 
en una brasa cárdena deshecho."

Manuel Machado

Si existe un momento que invita a la relajación, al repaso de todo lo acontecido durante la jornada y a disfrutar de un espectáculo que no por cotidiano deja de ser único e irrepetible, ése es el ocaso, ese mágico momento de transición entre el día y la noche que en más de una ocasión nos deja absortos sin poder apartar nuestra mirada ante tamaña exhibición .
Son éstos, momentos para acomodarte, pillar una buena posición y disponerte a esperar , sin prisas, la diaria ceremonia durante la que el astro rey se despide resignado para dejar paso a la noche. 

En no pocas ocasiones, con mayor o menor acierto, trataremos de inmortalizar el momento a través de nuestras cámaras fotográficas. Y a pesar de que la mayoría de nosotros ni somos profesionales ni contamos con grandes equipos, seguro que resultaría difícil encontrar a alguien que no haya tratado en alguna ocasión de inmortalizar el prodigioso fenómeno.

Es por eso, por lo que me he decidido a recordar algunas de las puestas de sol que he tenido oportunidad de disfrutar a lo largo de este mundo, unas veces en tierras lejanas y otras muy cerquita de casa.
En esta ocasión rememoraré el grandioso atardecer que tuvimos ocasión de vivir en Etiopía, a orillas del lago Langano.

Tras una larga jornada que comenzó con los gritos de los colobos al despuntar el alba, no podríamos haber elegido un mejor broche final. 
Sin apenas darnos cuenta y ya de regreso a nuestros alojamientos, nos vimos gratamente sorprendidos por esta bella puesta de sol sobre las tranquilas aguas del lago.

  


    2 comentarios :

    Tawaki dijo...

    Intenté ir a Etiopía hace un par de años, pero me dijeron que no era seguro y terminé en otro lugar, lo que fue una lástima.

    Precioso atardecer, con esos árboles a contraluz.

    Mi momento de relajación llega cuando aparco el coche y me tomo una cerveza mientras redacto los acontecimientos del día en el diario.

    aitor aitor aitor dijo...

    Generalmente yo también acompaño estos momentos, siempre que hay posibilidad, con una cervecita fresca mientras hago recopilación de lo vivido durante el día.
    Etiopía, un país verdaderamente sorprendente!!