05 septiembre 2017

Monte Santiago.



Hoy nos acercamos hasta la cascada más alta de la Península Ibérica. Seguramente para muchos resulte totalmente desconocido que ésta se encuentre en la frontera que separa Castilla de Euskadi, salvando un desnivel de más de 200 metros.
Se puede visitar desde su base o bien desde lo alto pero en esta ocasión lo haremos desde el mirador existente en el Monte Santiago ubicado en la provincia de Burgos.
También conocido como Monte Arando o Santiagomendi, se encuentra a 944 metros de altitud y fue declarado Monumento Natural gracias a sus destacados atractivos naturales.
COMO LLEGAR.


Para visitar el mirador del Nervión, desde donde obtendremos las vistas más espectaculares a este gran salto de agua, deberemos desplazarnos en coche hasta un punto situado entre el Puerto de Orduña y la localidad burgalesa de Berberana.
Dependiendo de dónde vengas deberás llegar a Berberana y seguir dirección a Orduña hasta que observes un pequeño parking a la derecha de la carretera.
Si vienes de Orduña, deberás subir el puerto de Orduña y antes de llegar a Berberana, verás el pequeño parking a tu izquierda.
Se puede dejar aquí el coche y comenzar a caminar o puedes continuar unos 3 kms más por una carretera en bastante mal estado hasta llegar a la casa del parque. Desde aquí ya no podrás continuar con tu vehículo.

CUANDO VISITARLO


La zona cuenta con atractivos suficientes  para visitarlo durante cualquier época del año. Sus frondosos bosques de hayas, sus agradables paseos y las espectaculares vistas desde sus miradores, suponen de por sí, poderosas razones para acercarse hasta allí en cualquier momento pero debemos tener muy claro que no es sencillo encontrar un buen caudal de agua en la cascada. Más bien es muy probable que ésta se encuentre seca en el momento de nuestra visita.
Si queremos tener ciertas garantías de verla con agua deberemos tener en cuenta que las precipitaciones caídas en los últimos días hayan sido copiosas o bien nos encontremos en pleno deshielo.
Gran parte del agua de lluvia que se recoge en esta zona se filtra a través del terreno kárstico, razón por la cual no es frecuente que los arroyos del lugar cuenten con grandes caudales de agua a no ser que las precipitaciones hayan sido abundantes en los últimos días.
Así pues, si la cascada carece de agua no te desanimes y disfruta con las vistas que te ofrece el mirador suspendido en el aire. 

MI RECORRIDO.

En numerosas ocasiones me he acercardo a este precioso enclave para recorrer sus laberínticos senderos pero haré referencia a mi última visita realizada en esta misma primavera.
Dejé mi coche en el parking situado junto a la Casa del Parque ya que era un día entre semana y no había apenas gente.
Allí al lado se encuentra la Fuente Santiago, un bonito rincón donde se considera que nace el río Nervión. El agua brota de la roca y continúa al aire libre unos pocos metros hasta volver a desaparecer bajo las rocas.


 
Tras esta visita tomé el sendero que te lleva hasta la esquina de Rubén. El camino discurre entre un bosque de hayas hasta llegar a un mirador que proporciona unas excelentes vistas al valle de Ayala ( Aiara). La distancia aproximada es de 1,6 kms y se ascienden unos 100 metros de altitud.



Tras las fotografías de rigor desde este mirador, tomé a la derecha, un sendero llamado sendero del cortado que te llevará hasta el mirador del Nervión tras salvar una distancia de 2,6 kms bordeando el acantilado.
Durante el recorrido, milanos reales, buitres leonados y un alimoche sobrevolaron el cielo a mi paso.
El camino discurre entre un bosque de hayas a la derecha y los vertiginosos precipicios que no te abandonan en ningún momento, a la izquierda.




milano real

El punto fuerte de la ruta es el mirador del cañón del Nervión. Si tienes suerte y puedes disfrutar de agua en la cascada, te puedes considerar afortunado ; si por el contrario no hay agua, disfrutarás de la vertiginosa sensación de asomarte al balcón suspendido en el vacío.
Si sufres de vértigo, no te resultará sencillo mirar hacia abajo.
En algunas ocasiones he tenido la oportunidad de observar un curioso fenómeno que provoca que el agua de la cascada suba hacia arriba debido a las corrientes de aire, pulverizandola y produciendo una fina lluvia que te empapa por completo.
Durante mi última visita apenas corría agua por el cauce desde donde cae el agua lo que me permitió bajar hasta el mismo punto desde donde se inicia la cascada. 







Ya sólo quedaba recorrer los aproximadamente dos kilómetros que me separaban del coche pero antes nos toparemos con unas enormes esculturas que representan las antiguas batidas que antiguamente se daban a los lobos en la zona. 
La lobera estaba compuesta de dos muros que conducían a un foso hacia el que azuzaban a los lobos para darles caza.
Hoy en día la lobera ha sido restaurada para que los visitantes puedan admirar la curiosa construcción.


























Por último y poco antes de llegar al parking de la Fuente Santiago encontraremos los restos arqueológicos del Monasterio de Santiago de Langreriz construído en el siglo XI. A finales del siglo XVII y debido al abandono, la popular ermita acabó derrumbándose siendo devorada por la vegetación. Varios capiteles del monasterio se exponen a día de hoy en la Casa del Parque a la vez que se sigue excavando en busca de más restos del antiguo monasterio.

La ruta circular ha llegado a su fin tras poco más de 4 kms de agradable paseo sin ninguna dificultad y al alcance de cualquiera.
Si la ruta se te hace corta, siempre podrás añadir muchas otras que entrelazan los puntos más emblemáticos de la zona y que se encuentran perfectamente señalizados.







No hay comentarios :