18 noviembre 2010

Palacio de Verano y los viejos hutones de Beijing.

 

Nuestro último día en Beijing lo dedicaremos a visitar otro Patrimonio de la Humanidad, el Palacio de Verano (颐和园)
Declarado como tal en 1998, se encuentra situado a casi 15 kilómetros del centro de la ciudad a orillas del lago Kunming.
Fue construído en 1750 por el emperador Qianlong, destruído en 1860 por franceses e ingleses y nuevamente restaurado por la Emperatriz Cixi en 1899 que lo utilizó como su residencia temporal.



 
Numerosas obras y construcciones con exóticos nombres tales como la Pagoda del Buda Fragante construída sobre la Colina de la Longevidad Milenaria, añaden atractivo a un paraje ya de por sí interesante.
Un pasillo techado de casi un kilómetro de largo ordenado construir por la Emperatriz para poder pasear por los exteriores del Palacio sin preocuparse de las inclemencias meteorológicas, es otro de sus principales atractivos. Su techo está decorado con más de 14.000 pinturas distintas con escenas que representan la vida y la historia de China.

El Barco de Mármol, considerado por los chinos como un símbolo de la corrupción por estar construído con fondos no previstos para tal fin por la Emperatriz y utilizado por la misma para celebrar sus fiestas particulares, es otro punto muy visitado así como el Puente de los Diecisiete Arcos de 150 metros y adornado con 540 leones esculpidos en diferentes posturas.






















Cómo llegar hasta allí por tu cuenta:

Llegar hasta allí en metro, es sencillo; sólo deberemos coger el billete a Xiyuan en la línea 4, salir por la puerta C2 y una vez en la calle dirigirse a la izquierda hasta toparse con la puerta de entrada.
Muchos rickshaw esperan a los turistas para acercarles hasta allí pero el corto paseo no merece la pena si no estás muy cansado.

La entrada nos cuesta 60 yuan y están incluídas las visitas a varios recintos en el interior. 
El día está una vez más gris y nos llueve por momentos lo que desluce la habitual sesión fotográfica, una pena.
Permanecemos hasta las 5 de la tarde recorriendo los rincones,templos y recobecos del complejo hasta que nuestras piernas nos vuelven a pedir clemencia.


HUTONGS


No perderemos la ocasión tampoco, de recorrer alguno de los típicos hutong ( 衚衕) de la ciudad, tradicionales callejuelas típicas de China y más aún de Beijing.
La mayoría fueron construídas en los alrededores de la Ciudad Prohibida durante las dinastías Yuan, Ming, Qing (1279-1911).
Sus construcciones suelen estar orientadas al sur para permitir la entrada de luz en su interior y sus calles discurren generalmente de norte a sur. 
A partir del siglo XX y con las influencias extranjeras, los hutong van perdiendo su tradición y sus condiciones se van deteriorando debido al caos y la desorganización de las nuevas construcciones.
Desde finales de la dinastía Qing hasta 1949, el número de hutong pasa de 978 a 1330 y miles de nuevas callejuelas se entrecruzan a lo largo de los genuinos hutong.

Hoy día, muchos han sido sustituídos por rascacielos y sus habitantes han abandonado las viejas casas donde sus antepasados vivieron durante siglos para irse a vivir a modernos apartamentos.
Aún así, todavía sobreviven muchos de ellos e incluso algunos han sido declarados zonas protegidas para evitar la total desaparición de este rico patrimonio de la ciudad.
Es por ello que recorrer alguno de ellos durante nuestra estancia en la capital, es algo inexcusable y de “obligado” cumplimiento. 
No resulta difícil dejar volar la imaginación e imaginar la vida cotidiana de sus habitantes durante los siglos pasados; su estilo de vida y sus locales, probablemente no serían muy distintos a los de la actualidad.

4 comentarios :

Antonio Ruiz dijo...

Buano Aitor,

Qué bien que sigas contándonos la experiencia china. Me ha gustado mucho esta entrada de los Hutongs. Tiene que ser cautivador pasear por las callejuelas de uno de ellos.

Lo que sí te critico es que me vas a hacer perder la vista con tan diminutas letras, jejeje!!! Eso porque estarás ya pensando en la India. ¿Van bien los preparativos?

Abrazos

Luismi Lauzirika dijo...

Preciosa China y precioso blog.
Espero te lo pases bien en India.
Saludos desde Cruces

aitor dijo...

Hola Antonio,ya estamos aquí de vuelta.

Los hutong son en efecto,la esencia de las grandes ciudades chinas.
Lo de la letra,no consigo dar con la más adecuada pero seguiremos probando.

India fascinante y los tigres ni te cuento...por no hablar del leopardo,los barasingas.....
Un abrazo.

Aupa Koldo,
gracias por tu comentario.
En India he disfrutado a tope; me acordé de tí y tengo algo para darte.
Nos vemos pronto.....

Luismi Lauzirika dijo...

Genial.Estoy deseando ver tus fotos. Espero que no te hayas traido ninmgun bicho de esos que solo hay por ahí. Colera, tifus o esas cosas, je je