05 julio 2019

Llegada a Lusaka.


Eran las 12,30 cuando tres integrantes del grupo que íbamos a viajar a Zambia, nos reunimos cerca de la parada de autobuses de donde saldremos rumbo al aeropuerto de Madrid.
Pero como no saldremos hasta las 14 horas, aprovechamos para acercarnos a alguno de los bares cercanos y comer algo antes de subirnos al autobús.
Tras una breve parada de unos 30 minutos en la localidad burgalesa de Lerma, llegamos al aeropuerto de Madrid alrededor de las 18,45.
Aún no había llegado el cuarto integrante del grupo, procedente de Sevilla pero decidimos ir facturando nuestros equipajes para ir ganando tiempo.
No tardamos en juntarnos por fin el cuarteto, pasar a la zona de embarque y tomarnos unas cervezas para celebrar nuestro encuentro y el comienzo de una nueva aventura. 

Africa nos espera....
A las 22,15 nuestro avión despegó con destino a Addis Abeba donde llegaríamos a las 4,34. A pesar de que allí era una hora más, decidimos no cambiar nuestros relojes ya que a las 9 volveríamos a despegar para esta vez sí, volar a nuestro destino final : Lusaka.
Tres horas y cuarenta minutos más tarde, a las 12,40, llegamos a la capital zambiana.
Al salir al exterior debemos pasar el control de policía y pagar los 50$ que cuesta el visado, antes de llegar a la zona de recogida de equipajes. Afortunadamente todo va bastante rápido y nuestros equipajes llegan sanos y salvos.



Hemos reservado un taxi al hostel donde nos alojaremos así que confiamos en que nos estén esperando fuera. Nunca me ha gustado esa sensación de llegar a un aeropuerto y que se peleen por llevarte hasta su coche para meterte el primer sablazo del viaje. Por esta razón solicito al alojamiento donde me voy a alojar ese primer día, que me envíe un coche a recoger con un precio cerrado.
Como íbamos bien de tiempo, decidimos cambiar algo de dinero en el mismo aeropuerto ya que vimos que el cambio era bastante bueno. Nada más salir encontramos dos oficinas ; en una cambiaban el euro a 15,40 pero había una cola importante así que decidimos entrar en la de al lado que cambiaba a 15,25. Sólo íbamos a cambiar 100€ para comida, bebida y alguna compra así que tampoco iba a suponer demasiado dinero de diferencia.
Cuando finalmente salimos a la calle, ya nos estaban esperando con un cartelito donde ponía mi nombre.

Unos 30 minutos más tarde llegábamos a nuestro alojamiento, el Lusaka Bacpackers, donde pasaremos nuestra primera noche en Zambia

El precio acordado por el taxi era de 250 kwachas pero le dimos 300, algo menos de 20€.
Los alojamientos en Lusaka eran bastante caros por lo que decidimos alojarnos en este backpacker, eligiendo dos habitaciones dobles con baño que nos salieron por unos 50€ cada una. 

Lo cierto es que eran bastante básicas pero para pasar una noche, más que suficiente. Dos camas con mosquitera y un baño con una ducha de la que apenas caía agua.


Una vez acomodados y con el equipaje en las habitaciones, todos teníamos claro lo primero que íbamos a hacer : ponernos ropa cómoda y tomarnos una cerveza helada tumbados al borde de la piscina.

Estábamos casi a finales de Mayo pero en nuestra ciudad de origen, las temperaturas estaban siendo casi invernales así que los 25ºC con los que nos recibió Zambia, supusieron todo un regalo.



Lo cierto es que con aquel calor y las deliciosas cervezas locales, éstas se sucedieron una tras otra. 

Hay que aclimatarse bien para evitar golpes de calor inesperados y tanto el local como la animada charla del camarero, nos sirvieron para tomar el pulso al país 😜.

El caso es que estábamos esperando a una pareja que casualmente llegaba ese mismo día a Lusaka y habíamos quedado para ir a South Luangwa todos juntos al día siguiente pero como no sabíamos si tardarían mucho en llegar, nos acercamos hasta un centro comercial cercano donde queríamos intentar comprar una tarjeta telefónica local para poder hacer llamadas y tener internet durante los próximos días.
Antes de entrar al centro comercial, encontramos una tienda de MTN donde según nos comentó el camarero del bar del hostel, podríamos hacernos con una tarjeta.
Finalmente pagamos 100 kwachas ( unos 6€ ) por una tarjeta mensual que nos ofrecía 5 gigas de datos. Pensábamos que también disponíamos de minutos de llamadas pero más tarde nos daríamos cuenta de que no era así pero en fin, nos vino muy bien para mandar whatsapps y tener internet durante todo el viaje. 

No olvides llevar el pasaporte si quieres hacerte con una tarjeta telefónica ya que sin duda, te la exigirán al comprarla.
Una vez resuelto el tema telefónico, entramos al centro comercial para comprar agua, pan, algo para desayunar, etc, etc...

Iba siendo hora de regresar al hostel para ver si habían llegado nuestros amigos pero casualmente éstos habían tomado la misma decisión que nosotros y nos cruzamos en el camino. Se dirigían al centro comercial con las mismas intenciones que nosotros.
Quedamos con ellos en el hostel para tomar algo antes de cenar y hablar un poco del viaje. 

Ellos venían de Sudáfrica y nos habíamos conocido a través de un foro de viajes, buscando información de Zambia
Se dice que el mundo es un pañuelo y nuestro caso parecía querer confirmarlo ya que no sólo coincidimos en la fecha de llegada a Lusaka sino que además éramos casi vecinos en nuestra ciudad de origen. 
Habíamos quedado un día para conocernos antes del viaje y ahora íbamos a comenzar una ilusionante aventura juntos.

Al llegar al hostel, nos tomamos alguna cerveza más mientras esperábamos a nuestros amigos y aprovechamos para conocer alguno de los curiosos personajes que nos reunimos en este tipo de locales.





Una hora más tarde ya nos encontrábamos los seis reunidos, dispuestos a cenar en el mismo hostel ya que estábamos bastante cansados después del largo viaje realizado.
La primera cena nos sirvió para recordarnos las particularidades del ritmo de vida africano. 

Casi una hora estuvimos esperando para que nos preparasen unas hamburguesas con patatas fritas y un plato de arroz con pollo.
Tras la cena, el sueño y el cansancio comenzaron a dejarse notar y no tardamos en irnos a descansar. 

Mañana debemos estar en recepción preparados para salir hacia South Luangwa, a las 6,30.
Habíamos acordado hacerlo con Denver, de Dens Safaris, con quien habíamos negociado una furgoneta para los 6 por 400$. 

Nos evitábamos así hacer el largo desplazamiento de 700 kms en un autobús repleto de gente e intentar hacer un viaje más cómodo y relajado, parando dónde y cuándo nos apeteciera. 
Habíamos adelantado el 50% de lo acordado y sólo nos quedaba confíar en que mañana no nos fallara y acudiera puntual a la cita....

Ruta de la jornada. 

Capítulo anterior : Mi viaje a Zambia
Capítulo siguiente: Traslado a South Luangwa

No hay comentarios :