17 mayo 2019

Próximo destino, Zambia. Preparativos.


https://www.southluangwa.com/information-south-luangwa.html


En los próximos días, si algún inesperado acontecimiento no lo impide, volveré a pisar tierras africanas.
Hace ya bastantes años, si exceptúo mi reciente paso por Madagascar, de mi última visita a Africa y mi espíritu demanda ya esa atmósfera mágica y salvaje que sólo allí soy capaz de encontrar. 
Ese brutal contacto con la naturaleza y la fauna africana, esa luz única e inconfundible, esas gentes que luchan por sobrevivir en un medio tan exageradamente hostil, constituyen sobradas razones para que mi anhelo por volver se acentúe a medida que se aproxima el día de partir. 

En esta ocasión me he decantado por un país poco conocido turísticamente pero en cuyo territorio se encuentra una joya natural que deseaba explorar hace ya mucho tiempo. 
No ha sido sencillo recabar información de un país tan poco visitado, seguramente debido a que los viajeros que buscan destinos africanos y su espectacular fauna, se inclinan por visitar otros países más afamados como pueden ser Kenya, Tanzania, Botswana, etc. 
Sin lugar a dudas, parques como Masai Mara, Amboseli, Serengueti, Ngorongoro, Chobe o Okawango, reúnen atractivos más que suficientes para colmar las expectativas de todos aquellos que se quieren iniciar en el mundo de los safaris. 
Todo ello unido a la abundante información existente acerca de estos lugares, a la variada oferta de la que disponen y a la posibilidad de combinarlos con algún destino de playa, convierten a estos países en los preferidos por la mayoría de los viajeros. 

Pero esta vez, mi elección se saldrá un poco de lo convencional ya que me adentraré en territorio zambiano para explorar el South Luangwa National Park y las salvajes aguas del río Zambeze.
Estaremos dos semanas en Zambia pero sólo visitaremos estas dos zonas porque queremos disfrutar al máximo de los safaris y del pausado ritmo de vida africano.

 

Como es habitual en mis viajes, no buscamos alojamientos lujosos sino experiencias intensas por lo que intentaremos encontrar lugares básicos con buenas referencias que nos permitan vivir en contacto directo con la naturaleza y con sus gentes. 
Por otro lado, alojamientos lujosos y nuestro presupuesto, suelen ser dos conceptos difícilmente compatibles aunque con el paso del tiempo, los mejores recuerdos que conservo siempre están ligados a locales humildes o incluso tiendas de campaña. 
Rarito que es uno….. 

South Luangwa, al norte del país cerca de la frontera con Malawi, será el objetivo principal de nuestro viaje debido a su gran densidad y variedad de fauna. La posibilidad de ver con relativa facilidad al esquivo leopardo, su importante población de licaones y el gran número de aves con la que cuenta este parque, lo hacen acreedor de figurar entre los mejores parques africanos aunque no sea tan conocido como los citados anteriormente.




VUELOS
Como siempre, el primer paso a seguir, será reservar los vuelos a Zambia
A mediados de Enero, 4 meses antes de nuestro viaje, reservamos un vuelo desde Madrid a Lusaka por 635€, haciendo una escala en Etiopía. Había otros vuelos algo más baratos pero hacían más escalas y tardaban bastante más.
Con los billetes ya resueltos y aunque teníamos claro que nuestro objetivo era South Luangwa National Park, investigamos sobre la posibilidad de visitar algún otro punto del país. No tardamos en comprobar que desplazarse en Zambia por carretera, suponía perder muchísimo tiempo así que destinos como el Parque Nacional Kafue o las Cataratas Victoria nos quedaban bastante a desmano en nuestra ruta hacia el noreste por lo que dejaremos estas visitas para otra ocasión. Esta vez nos conformaremos con pasar los últimos días en el Lower Zambeze, cerca de Chirundu, no muy lejos de la capital.



A nuestra llegada a Zambia, pasaremos la primera noche en la capital Lusaka, donde tomaremos el pulso al país para salir al día siguiente hacia South Luangwa.
Casi 600 kilómetros separan nuestro destino de la capital y éste será otro tema a investigar ya que aunque sabemos que existe la posibilidad de llegar hasta allí en transporte público, queremos explorar la posibilidad de hacerlo en un transfer privado. La otra opción es tomar un vuelo desde Lusaka a Mfuwe, la localidad más cercana al parque pero los precios de estos vuelos nos parecen desorbitados ya que los trayectos de ida y vuelta nos salen por unos 500€ ; curiosamente, a falta de un mes para nuestro viaje, descubrimos que las tarifas habían bajado hasta los 150€ por trayecto pero ya teníamos todo organizado.



Elección de alojamientos.

Ya teníamos claro el itinerario de nuestro viaje así que ahora tocaba elegir los alojamientos y la forma de llegar hasta nuestros destinos. Tras investigar las opciones que ofrecía la zona de South Luangwa y centrarnos en las que se ajustaban a nuestro presupuesto, nos decantamos por reservar siete noches en Marula Lodge. 
Tras leer las excelentes críticas del lugar y comprobar sus ajustadísimos precios, no tuvimos demasiadas dudas a la hora de la elección. Tiene varias opciones de alojamiento pero como íbamos buscando lo más asequible económicamente, nos hemos decantado por una habitación compartida para 9 personas. Al ser temporada baja y no ser un destino muy turístico, existe la posibilidad de que incluso no tengamos que compartirla con nadie. Ya veremos…..
Los precios por persona en una “ backpacker room “ con todas las comidas incluidas y dos safaris diarios de unas 4 horas, será de 60$. A esto deberemos sumar la entrada al parque, unos 25$ al día. Tenemos previsto hacer 12 safaris, antes de abandonar esta zona para llegar al Lower Zambeze.

Foto de su web. Marula Lodge
Habitación Marula. Foto web.
















Gwabi Lodge. Foto de su web.
Chalet Gwabi. Foto web.





















En Lower Zambeze, cerca de Chirundu, nos alojaremos en el Gwabi River Lodge en una especie de pequeña cabaña con capacidad para 4 personas. El precio de la cabaña es de unos 100€ por noche. Allí tenemos previsto pasar dos noches, tres días para dedicarlos a recorrer el mítico río Zambeze y observar de cerca la rica fauna que lo puebla.
Al atardecer del último día, volveremos a Lusaka situada a poco más de 100 kilómetros de Chirundu, para pasar nuestra última noche en Zambia antes de partir a nuestra ciudad de origen. 

Tenemos el viaje organizado pero nos faltaba un último detalle :
cómo desplazarnos dentro del país.

Para llegar a South Luangwa desde Lusaka, unos 600kms, teníamos tres opciones:
  • en avión por unos 250€ por trayecto y persona. Una hora de viaje.
  • en autobús por unos 30$ por trayecto y persona. Unas 12-13 horas…. O más…
  • En vehículo privado. Unas 8-9 horas y precio a negociar. 

Para llegar hasta Gwabi River Lodge desde Lusaka, unos 150kms :
  • en transporte público y taxi, unos 20$ por trayecto y persona en unas 3 horas.
  • en vehículo privado unas dos horas y precio a negociar.



No resultó nada sencillo encontrar información actualizada sobre precios, tiempos y formas de moverse por el país pero a base de escribir a alojamientos y agencias locales de viajes, comenzamos a negociar el desplazamiento en vehículo privado con conductor.
No descartábamos movernos en transporte público ya que por un lado siempre es una experiencia auténtica e inolvidable pero la incomodidad y el tiempo que supone moverse en Africa en autobús, era algo que provocaba reticencias en el grupo.
Los precios que nos dieron de inicio por los traslados privados nos parecieron una locura y parecía que no estaban muy dispuestos a rebajarlos demasiado así que nos resignamos a realizar nuestro viaje en autobús. 
Ya teníamos experiencias de otros viajes por Africa y aunque conocíamos su incomodidad y lentitud, supondría otro toque aventurero a añadir a nuestro paso por Zambia
Pero inesperadamente, recibí un correo de una agencia zambiana aceptando los precios que estábamos dispuestos a pagar.
Por otro lado, buscando información sobre el país, contacté con una pareja que llegaba a Lusaka procedentes de Sudáfrica, el mismo día que nosotros y como querían visitar South Luangwa, me preguntaron si podrían unirse a nuestro grupo para llegar hasta allí. Finalmente seríamos 6 personas para ir a South Luangwa. 

El precio pactado por los transfers privados sería el siguiente:

  • Lusaka- South Luangwa 400$ , 6 personas.
  • South Luangwa- Lusaka 300$ , 4 personas.
  • Lusaka- Lower Zambeze 160$ , 4 personas
  • Lower Zambeze- Lusaka 160$ , 4 personas.

Debemos pagar el 50% por adelantado a través de una transferencia bancaria pero como tengo buenas referencias de esta agencia, confiamos en que todo salga bien y no surja ningún problema. En el peor de los casos, nos jugamos 100€ por persona. 

Para finalizar, reservaremos para el día de nuestra llegada al país, dos habitaciones dobles con baño en Lusaka Backpackers por 25$ por persona y les pedimos que nos envíen un coche a buscar al aeropuerto por 25$.

Lusaka Backpackers. Foto de su web
 
La suerte está echada, nuestra nueva aventura en Africa está próxima a comenzar y aunque llevamos todo el viaje cerrado y organizado, sabemos de sobra que Africa es imprevisible y a buen seguro nos deparará sorpresas, aventuras e imprevistos que confíamos superar sin mayor problema.
La magia de Africa nos espera…..

05 mayo 2019

De Guayaquil a S. Cristóbal. Galápagos ( I ).

Pinzón de Darwin
Ha llegado el día de abandonar tierras continentales para volar hasta el archipiélago de Colón, más conocido como archipiélago de Galápagos. Se aproxima la hora de hacer realidad un sueño cientos de veces soñado.
A las 6,30 me despierto y a pesar de que intento volver a dormirme, los nervios impiden que lo consiga.
Me levanto y comienzo a recoger pausadamente todas las baterías y dispositivos electrónicos que he dejado cargando durante la noche.
La dueña del alojamiento se acerca a saludarnos y ante nuestra pregunta acerca de dónde podemos desayunar algo, nos dice que unas calles más arriba suele haber un hombre vendiendo productos locales que prepara él mismo.
Nos acercamos hasta allí pero parece ser que los domingos no trabaja o al menos no a estas horas tan tempranas así que optamos por acercarnos a una tienda cercana que vemos abierta y compramos unos yogures con cereales, zumos y unas galletas ; de momento nos bastará para engañar nuestros vacíos estómagos.

26 abril 2019

Final y resumen de un viaje a Canadá.



El fin del viaje se acerca y tras pasar nuestra última noche en Vancouver, apenas nos quedan unas horas en Canadá.
A las 7 ya estoy arriba, preparando por última vez mi mochila para cargarla en el coche antes de partir hacia el aeropuerto.
Pagamos los 10$ que nos cobra el hotel por dejar el coche en el parking anexo y salimos rumbo al aeropuerto para dejar a los dos compañeros que salen dentro de dos horas.
Tardamos unos veinte minutos en llegar al aeropuerto donde nos despedimos de nuestros amigos.

15 abril 2019

Viajar a las Islas Galápagos.


Entre todos los destinos que barajamos para visitar durante el verano del 2018, si algo nos hizo decantarnos por Ecuador, he de confesar que la causa no fue otra que la de cumplir uno de esos viejos sueños que rondaba periódicamente mi cabeza : conocer las Islas Galápagos.
En varias ocasiones me había planteado visitar este paraiso natural pero el importante desembolso económico que obligaba realizar, provocó que me replanteara el viaje una y otra vez.
Pero había llegado el momento; 2018 iba a ser el año elegido.
Una vez más, me puse manos a la obra y tras leer numerosos blogs de viaje, foros y diarios, calculé un presupuesto aproximado y me lancé a la aventura...

06 abril 2019

De Whistler a Vancouver. Callaghan Park y Brakendale.


Hoy ha sido nuestra última noche en Whistler y el día durante el que volveremos a nuestro punto de partida: Vancouver.
Nos tomaremos la jornada con calma para intentar disfrutar al máximo de nuestra última etapa en Canadá.
De momento, hemos decidido que no queremos abandonar esta zona sin hacer una última visita al que para nosotros ha sido uno de los grandes descubrimientos de nuestro viaje : la Callaghan Road.

26 marzo 2019

Ruta de las Cascadas. Baños de Agua Santa.


Ha sido una noche movidita debido a las fiestas existentes en la calle aledaña al hotel, hasta el punto de que en ocasiones, la orquesta parecía encontrarse en el interior de la habitación. Aún así, no tardamos demasiado en dormirnos debido al cansacio acumulado durante la jornada de ayer.
A las 8 ya estamos en pie y preparados para bajar a desayunar.
El desayuno a base de zumos, café, bollería casera, mantequilla, mermelada y huevos revueltos con jamón, resulta bastante aceptable.
Hasta las 10 no tenemos el tour a las cascadas así que salimos a la calle dispuestos a dar una última vuelta por Baños antes de embarcar en nuestra "chiva".

16 marzo 2019

Alexander Falls y Brandywine Falls. Whistler.


Habíamos llegado ayer a Whistler y habíamos dejado ya muy atrás las Rocosas por lo que pensábamos que las probabilidades de ver osos, prácticamente se habían volatizado.
A pesar de todo, alguien comentó en el coche que había leído en alguna parte que los osos se dejaban ver en las pistas de esquí y que incluso bajaban al pueblo a pastar hierba pero teniendo en cuenta que llegábamos en fin de semana, cuando el pueblo se llena de gente, no teníamos demasiadas esperanzas.
Aún así, lo primero que hicimos ayer tras dejar el equipaje en el hotel, fue acercarnos hasta las pistas de esquí más cercanas. Cuando nada más aparcar el coche y salir al exterior apareció ante nuestros ojos un oso a unos 200 metros del parking, nuestras perspectivas cambiaron radicalmente.

05 marzo 2019

Latacunga, Cotopaxi y llegada a Baños.


Sobre las siete de la mañana comienza para nosotros otra ilusionante jornada. Apenas llevamos una semana en Ecuador y ya hemos estado a más de 4000 metros de altitud en Antisana pero durante la jornada de hoy es posible que lleguemos a superar dicha altitud.

26 febrero 2019

De 100 Mile House a Whistler. Lillooet.


Hoy salimos de la localidad de 100 Mile House para dirigirnos a nuestro próximo destino: Whistler.
Ayer quedamos para reunirnos a las 7,30 en el coche pero cuando salimos de nuestras habitaciones comprobamos que el wifi no ha funcionado en toda la noche y como algún integrante del grupo quería hacer una llamada a un familiar a través de internet, dedicamos unos minutos a intentar conectarnos en recepción ya que en las habitaciones resulta imposible. 

En nuestros primeros viajes, cuando no existía internet, éramos capaces de estar un mes sin dar señales de vida a nadie pero ahora no podemos estar 24 horas sin contactar con familiares y amigos. Como dice la canción de Presuntos Implicados,         " cómo hemos cambiado...."

15 febrero 2019

De Antisana a Latacunga. Andes ecuatorianos.


No son aún las 7 de la mañana cuando nos levantamos de la cama para preparar las mochilas y sacarlas a la puerta de nuestra cabaña para que las carguen en la camioneta y nos eviten tener que cargar con ellas hasta el parking del restaurante. Apenas hay 300 metros pero a las altitudes a las que nos encontramos, subir esa pendiente supone un gran esfuerzo.
Nos deleitamos por última vez de las magníficas vistas que ofrece nuestra habitación mientras repasamos todos los cajones tratando de evitar dejarnos nada olvidado.
Nuestro paso por el Parque de Antisana y el Tambo Cóndor ha sido tan fugaz como placentera.

06 febrero 2019

Scout Island y Farwell Canyon. Canadá


Son más de las 7 cuando me despierto. Podría decirse que pasamos una plácida noche, de no haber sido por el ataque aéreo que he sufrido a manos de los numerosos mosquitos con los que compartimos habitación.
Nuestros compañeros han sido más madrugadores y se han acercado al amanecer hasta el lago cercano a dar una vueltilla de reconocimiento.
Una vez que nos reunimos todos, decidimos volver al lago para recabar información en la oficina que hay a su lado. Como todavía permanece cerrada, recorremos las orillas del lago para hacer tiempo hasta que abran. Vemos las mismas especies que ayer nadando relajadamente en la superficie mientras las ratas almizcleras surcan sus aguas en todas direcciones.

25 enero 2019

Explorando el Antisana.


Son alrededor de las 5 cuando los tenues cantos de los colibríes se dejan oír en el exterior de la cabaña. Cuando abro los ojos, veo uno de estos pajarillos de color cobrizo revoloteando frente al ventanal de nuestra habitación. Más al fondo, junto a la pared rocosa del cañón donde estamos inmersos, vuela apaciblemente un cóndor.
Me quedo hipnotizado observando el espectáculo que se muestra ante mis ojos por el mero hecho de abrirlos. A pesar de que hace frío fuera del abrigo de las mantas que me cubren, es una auténtica gozada despertarse de esta manera ...