15 agosto 2019

Safari en South Luangwa. Día-1.


Nuestros compañeros de habitación se han levantado muy pronto,  imagino que para pillar el autobús que sale a las 4,30 dirección a Lusaka
A las 3,30 ya han abandonado la habitación y a pesar de que han sido muy silenciosos, me he despertado y ya no vuelvo a dormirme. Son las 3,30.... 
Los hipopótamos no han dejado de oirse durante toda la noche pero ahora unos gritos diferentes despiertan al resto del grupo. 
Yo creo que son babuinos pero todos nos acercamos a la ventana tratando de descubrir al responsable de tamaño escándalo. Ahí fuera está todo demasiado oscuro y resulta imposible distinguir nada. 

Aún no son las 5 pero necesito volver al baño así que me vuelvo a armar de valor, cojo la frontal y bajo las escaleras que delimitan nuestra zona de confort y dan paso a la ténebre oscuridad de la noche. 
Antes de dirigirme al baño, hago un rápido reconocimiento de los alrededores enfocando mi linterna hacia todos los lados para comprobar que no hay bichos peligrosos a la vista. Parece que todo está en calma y tan sólo hay unos pequeños antílopes pastando en el jardín así que a paso ligero me voy hasta los baños, entro en uno y me dispongo a vaciar mi vejiga cuando noto que algo cae sobre mi cabeza. Imagino que es alguna hoja o fruto pero unos segundos más tarde la misma sensación vuelve a repetirse por lo que instintivamente alumbro hacia arriba y descubro un babuino en una rama justo sobre mí. 
¡¡¡ El muy cerdo me está cagando encima !!! 
Parece claro que las amenazas acechan por todos lados y no puedes descuidarte ...


Cuando vuelvo a la habitación ya son las 5 así que enciendo las luces y despierto a mis compañeros. 
Todos arriba, ha llegado la hora de la verdad. 
Todavía es noche cerrada y cuando oimos que la trampilla de nuestra habitación se está abriendo , todos nos giramos nerviosos tratando de averiguar qué es lo que está intentando entrar al interior. 
Afortunadamente todos respiramos aliviados cuando vemos asomar la cabeza de un empleado que nos avisa de que es hora de levantarse para desayunar. 
Nos vestimos, cogemos cámaras, prismáticos y ropa de abrigo para las primeras horas de safari y bajamos al bar donde desayunaremos un poco de café, unas tostadas con mantequilla y mermelada y un zumo antes de acercarnos hasta donde nos esperan los guías y sus coches. 

Ruta del safari de mañana:




Pasaban unos minutos de las 6 cuando salíamos en dirección a la cercana entrada del South Luangwa National Park
Nuestro coche quedaba completo con nuestro grupo ya que suelen meter a 6 personas a pesar de que caben 9 más el conductor. 
Justo al salir del lodge vemos los primeros rayos de sol que se reflejan en una laguna en cuyas orillas pastan unos pucús. 
La imagen es preciosa y paramos para sacar nuestras primeras fotografías. 

 
Un poco más adelante, las siluetas de unas jirafas que asoman entre la vegetación, se recortan contra la tenue luz del amanecer. Hay que volver a parar. Como sigamos así no llegamos al parque. 
Hemos avanzado apenas 200 metros desde que salimos del lodge y ya hemos parado dos veces... 



La puerta de entrada, donde debemos pagar los 25$, se encuentra a menos de un kilómetro del lodge pero hemos tardado más de 20 minutos en llegar. 
Justo en la entrada, un elefante parece querer darnos su particular bienvenida y se pasea a escasos metros de los jeeps impidiendo el paso de los mismos. Cuando finalmente decide apartarse, cruzamos un puente sobre el río Luangwa que nos adentra definitivamente al parque. 
Un pescador vigila sus redes sin perder ojo a los grupos de hipopótamos que asoman a pocos metros de donde se encuentra. 




Los primeros hipopótamos, pucús, babuinos, cocodrilos, elefantes y un buen número de aves, no tardan en aparecer hasta que una llamada al móvil de Donald, nuestro guía, provoca que éste tome rumbo hacia algún lugar determinado, a paso acelerado. 
La vegetación es abundante y pequeñas pero numerosas lagunas salpican el paisaje conformando un escenario paradisíaco pero que a la vez dificulta el avistamiento de la fauna más esquiva. 
Evidentemente, cuando el follaje desparece y el agua escasea, los animales son más fáciles de localizar. 






Nos parece imposible orientarse en el laberinto de pistas que surcan el parque pero está claro que Donald conoce bien el terreno porque unos minutos después de la llamada, llega al punto deseado. 
Dos leonas, una de ellas con dos pequeñas crías, permanecen tumbadas a la sombra. Las carantoñas y mimos de los pequeños gatitos a su madre hacen las delicias de los allí congregados. 
En un momento dado, la leona se levanta lanzando al aire unos potentes rugidos reclamando la presencia de un macho que no tarda en hacer aparición, a unos cientos de metros a la derecha. 









Hemos empezado bien los safaris ; en un par de horas ya hemos visto un grupo de dos leonas adultas, dos crías y un macho adulto. 
Los leones no son demasiado abundantes en el parque. 
Proseguimos el safari matutino descubriendo más elefantes, hipos, impalas, pucús, cocodrilos, ardillas y un montón de aves que no perdemos ocasión de fotografiar. 
Durante cuatro horas recorremos las polvorientas pistas del parque, parando sólo unos 20 minutos para tomar unos zumos, café y magdalenas a la vez que estiramos un poco las piernas. 
Una familia de elefantes que acuden a beber a una pequeña laguna justo a la salida del parque, ponen el punto final a nuestro primer safari en Luangwa



Nuestras especies más deseadas son los licaones y los esquivos leopardos pero Donald nos advierte de que hace varias semanas que los licaones no se dejan ver por la zona. Con los leopardos nos asegura que hay más posibilidades de verlos. 

Cuando llegamos al Marula, un elefante nos soprende paseando entre las cabañas del lodge. Nos advierten de que no nos acerquemos demasiado y mantengamos una distancia de seguridad para que no se sienta intimidado. 


Puede estar tranquilo, en nuestra mente sólo hay una idea: pillar una cerveza fría de la nevera y degustarla lenta y plácidamente sentados frente al río Luangwa
A la sombra que nos ofrece el frondoso arbolado a orillas del río, cómodamente aposentados en una especie de tumbonas con una cerveza fría en la mano y con el fondo musical que nos regalan los incansables hipopótamos que abarrotan el río, todos coincidimos en afirmar que el Paraíso no puede ser algo muy distinto a ésto. 




Sin darnos cuenta, es la hora de comer. 
Nuestros horarios de comidas se van a adelantar dos ó tres horas durante los próximos días pero viendo a la hora que nos levantamos, no nos importa demasiado. 
Hoy tenemos un pequeño buffet con ensalada, verduras y carne picada cubierta de una especie de albardado. Para celebrar nuestro primer safari, una vez saciada la sed con cervezas, sacamos una botella de vino que degustamos con devoción. Un poco de queso que hemos traído, pone el colofón perfecto a nuestra primera comida en el Marula



Tras la comida tenemos tiempo libre hasta las 15,30 que volveremos a salir de safari. Aprovecho para darme una ducha tranquilamente mientras dejo recargando pilas en la habitación. 
Una vez duchado, me doy una vuelta por el lodge y me entretengo con las numerosas ardillas y lagartos que corretean por los jardines. 
Sentado a orillas del río también puedo ver martín pescadores, abejarucos, alciones, águilas calvas, etc, etc...
Justo debajo de mí también descubro un enorme cocodrilo a orillas del río.









A las 3 de la tarde se acaba el recreo y todos acudimos a la zona de recepción donde tomamos un zumo, café y algún dulce antes de salir de nuevo de safari. 
A las 15,30, todos estábamos preparados a bordo de nuestro coche, dispuestos a realizar nuestro segundo safari en Luangwa

De nuevo volvemos a parar en la entrada pero esta vez no tenemos que pagar nada porque la entrada sacada esta mañana, es válida para todo el día. 
Otra vez vemos elefantes, pucús, hipos, ibis, cigüeñas africanas, grullas coronadas, etc, etc. 
Justo antes de oscurecer, hacemos una pequeña parada para comer y beber algo. 






Cuando reemprendemos la marcha ya es de noche por lo que el ayudante de Donald enciende un gran foco para tratar de avistar la fauna nocturna. 
Tenemos esperanzas de ver algún leopardo en la noche pero sólo avistamos alguna cebra, mangostas, jinetas, hipos y otra vez las dos leonas de esta mañana. 
Pensábamos que iba a ser más fácil ver leopardos pero ya hemos comprobado que a pesar de que South Luangwa cuenta con la mayor densidad de estos felinos, no será una tarea sencilla. 






Regresamos al lodge contentos por todo lo visto pero con la espinita clavada por no haber descubierto ningún leopardo. 
La cena ya está lista cuando llegamos. Hoy cenaremos una crema de espinacas y pollo con patatas asadas y vegetales. De postre una compota de fruta y para beber una cervecita fría que hemos sacado de la nevera. 
El cansancio se deja notar y aunque sólo son las 20,30, decidimos irnos a la habitación donde conocemos a tres nuevos inquilinos. Un chico y dos mujeres compartirán habitación con nosotros esta noche. 
Mañana a las 5 otra vez arriba.

Ruta del safari de tarde:





Capítulo anterior: Traslado a South Luangwa
Capítulo siguiente: Safari en South Luangwa. Día-2

05 agosto 2019

Isla Pinzón. Sta Cruz. Galápagos ( V ).


La jornada de hoy la dedicaremos a visitar la Isla Pinzón
Más concretamente nos centraremos en explorar sus fondos marinos ya que no pisaremos tierra en ningún momento. 
Tras una parada previa en Bahía de la Fe, donde haremos el primer snorkel del día, nos dirigiremos hasta Isla Pinzón para sumergirnos en sus prolíficas aguas transparentes llenas de vida. 
Para finalizar, una última parada en Playa Palmita para descansar y relajarnos un rato antes de volver definitivamente a Puerto Ayora. 

25 julio 2019

Traslado a South Luangwa National Park.


A pesar de que en Zambia no existe diferencia horaria respecto a nuestra ciudad, parece ser que mi cuerpo se resiste a normalizar los periodos de sueño tras el viaje. 
Tampoco ha ayudado demasiado el ruido del bar y aunque nuestras habitaciones daban al otro lado, los gritos de unas chicas sobre las dos de la mañana frente a la ventana de nuestra habitación, han conseguido desvelarme por completo. 
Los compañeros que dormían frente al bar, comentan que la música y las voces se escuchaban como si estuviesen dentro de la habitación.
Lo cierto es que el hostel está bien y la gente es muy amable y acogedora pero posiblemente el Lusaka Backpacker no sea el mejor lugar para pasar una noche plácida y confortable.

15 julio 2019

Llegada a Sta. Cruz. Galápagos ( IV )


No eran aún las 5 cuando me despierto y pese a que intento volver a dormirme, no hay manera. A las 6 desisto de dar más vueltas en la cama y me levanto para ir preparando tranquilamente la mochila y desayunar por última vez en la terraza de nuestro hostel.
Mientras desayuno plácidamente, observo por última vez las vistas al mar que nos ofrece nuestra habitación y rememoro con agrado las fascinantes jornadas que hemos vivido en S.Cristóbal.

05 julio 2019

Llegada a Lusaka.


Eran las 12,30 cuando tres integrantes del grupo que íbamos a viajar a Zambia, nos reunimos cerca de la parada de autobuses de donde saldremos rumbo al aeropuerto de Madrid.
Pero como no saldremos hasta las 14 horas, aprovechamos para acercarnos a alguno de los bares cercanos y comer algo antes de subirnos al autobús.
Tras una breve parada de unos 30 minutos en la localidad burgalesa de Lerma, llegamos al aeropuerto de Madrid alrededor de las 18,45.
Aún no había llegado el cuarto integrante del grupo, procedente de Sevilla pero decidimos ir facturando nuestros equipajes para ir ganando tiempo.
No tardamos en juntarnos por fin el cuarteto, pasar a la zona de embarque y tomarnos unas cervezas para celebrar nuestro encuentro y el comienzo de una nueva aventura. 

Africa nos espera....

25 junio 2019

Tour 360º en S Cristóbal. Galápagos ( III )


Durante las dos primeras jornadas en Galápagos nos hemos dedicado a explorar por nuestra cuenta, la isla de S. Cristóbal
Las primeras inmersiones ya nos habían permitido disfrutar de la compañía de tortugas, rayas, lobitos, etc pero para la jornada de hoy, habíamos reservado un tour en el que teníamos depositadas muchas ilusiones.
Las excursiones por mar exijen unos desembolsos importantes en las Galápagos así que queríamos atinar a la hora de decidir qué tour hacer ya que sólo teníamos tiempo para uno. Mañana saldriamos hacia la isla de Sta Cruz.
El León Dormido era uno de nuestros principales objetivos y cuando nos enteramos que el tour de 360º a la isla incluía una parada en este punto, no lo dudamos. Ese era nuestro tour!!!

16 junio 2019

Mi viaje a Zambia


 Alrededor de las 12,30 del pasado 21 de Mayo, poníamos pie en la capital de la antigua Rodesia del Norte, la actual República de Zambia.
Se trata de un país bastante desconocido turísticamente, cuestión que no nos ha permitido recabar demasiada información a la hora de organizar nuestro viaje por territorio zambiano pero aún así  considero que
a día de hoy, la gran puerta de acceso que supone la existencia de internet, facilita enormemente las posibilidades de organizar una visita a cualquier rincón del planeta. Obviamente hay lugares mucho más sencillos que otros pero ésto ya no tiene nada que ver con lo que significaba organizar un viaje por tu cuenta hace 20 ó 30 años.

25 mayo 2019

Recorriendo S. Cristobal. Galápagos II .


Los cantos de un gallo a las 5 de la mañana, dieron inicio a una nueva jornada en las Galápagos. Realmente pensé que eran las 6 ya que no había cambiado la hora, cuando aterrizamos ayer en S. Cristóbal.
El día amaneció bastante gris e incluso una fina lluvia caía intermitentemente.
Nos fuimos desperezando poco a poco y salimos a la terraza para desayunar al aire libre los dulces que compramos ayer en la panadería que nos recomendó Cristian, el dueño del hostel. Sabor Cuencano se ha convertido en una visita obligada para abastecernos de dulces para desayunar.

17 mayo 2019

Próximo destino, Zambia. Preparativos.


https://www.southluangwa.com/information-south-luangwa.html


En los próximos días, si algún inesperado acontecimiento no lo impide, volveré a pisar tierras africanas.
Hace ya bastantes años, si exceptúo mi reciente paso por Madagascar, de mi última visita a Africa y mi espíritu demanda ya esa atmósfera mágica y salvaje que sólo allí soy capaz de encontrar. 
Ese brutal contacto con la naturaleza y la fauna africana, esa luz única e inconfundible, esas gentes que luchan por sobrevivir en un medio tan exageradamente hostil, constituyen sobradas razones para que mi anhelo por volver se acentúe a medida que se aproxima el día de partir. 

05 mayo 2019

De Guayaquil a S. Cristóbal. Galápagos ( I ).

Pinzón de Darwin
Ha llegado el día de abandonar tierras continentales para volar hasta el archipiélago de Colón, más conocido como archipiélago de Galápagos. Se aproxima la hora de hacer realidad un sueño cientos de veces soñado.
A las 6,30 me despierto y a pesar de que intento volver a dormirme, los nervios impiden que lo consiga.
Me levanto y comienzo a recoger pausadamente todas las baterías y dispositivos electrónicos que he dejado cargando durante la noche.
La dueña del alojamiento se acerca a saludarnos y ante nuestra pregunta acerca de dónde podemos desayunar algo, nos dice que unas calles más arriba suele haber un hombre vendiendo productos locales que prepara él mismo.
Nos acercamos hasta allí pero parece ser que los domingos no trabaja o al menos no a estas horas tan tempranas así que optamos por acercarnos a una tienda cercana que vemos abierta y compramos unos yogures con cereales, zumos y unas galletas ; de momento nos bastará para engañar nuestros vacíos estómagos.

26 abril 2019

Final y resumen de un viaje a Canadá.



El fin del viaje se acerca y tras pasar nuestra última noche en Vancouver, apenas nos quedan unas horas en Canadá.
A las 7 ya estoy arriba, preparando por última vez mi mochila para cargarla en el coche antes de partir hacia el aeropuerto.
Pagamos los 10$ que nos cobra el hotel por dejar el coche en el parking anexo y salimos rumbo al aeropuerto para dejar a los dos compañeros que salen dentro de dos horas.
Tardamos unos veinte minutos en llegar al aeropuerto donde nos despedimos de nuestros amigos.